julio 18, 2024
MÁS NOTICIAS

Alerta!! La drogaron en un bar y quedó en este estado

“Fue realmente aterrador. En mi cabeza estaba allí, pero en mi cuerpo no lo estaba. Nunca me había sentido así. No quiero volver a pasar por eso nunca más”

Una mujer de Southend-on-Sea, Essex, Reino Unido, compartió un importante registro donde muestra a su hija quien sufrió una parálisis luego de ingerir una bebida la cual tenía droga, esto ocurrió en un club nocturno de la localidad.

Millie Taplin, de 18 años; estuvo paralizada durante cuatro horas, no caminaba ni hablaba, comenzó a sentirse mal luego de tomarse un trago que le ofreció un hombre en el local.

Luego de ingerir la bebida, la joven comenzó a sentirse mal así que fue trasladada a urgencias, donde los médicos sospecharon que le suministraron dos sustancias. Según contó la madre, una habría sido “para paralizarla y otro para noquearla”.

“Tomé un par de sorbos de la bebida y fui al área de fumadores. Regresé y sentí que había bebido demasiado, y luego salí a la calle. Poco después, no pude hablar ni caminar mientras perdía el control de las piernas y manos”, relató Millie Taplin.

“Fue realmente aterrador. En mi cabeza estaba allí, pero en mi cuerpo no lo estaba. Nunca me había sentido así. No quiero volver a pasar por eso nunca más”, añadió.

En el registro compartido por la madre de Mille se puede ver como esta se retuerce sobre la camilla del hospital, con los ojos bien abiertos, la mandíbula apretada y los dedos doblados.

Los instantes fueron compartidos por la madre con el objetivo de que sirva de advertencia a otras mujeres que frecuentan clubes nocturnos, para ser cuidadosas con respecto a los ofrecimientos de desconocidos.

En diálogo con el británico Mirror, la madre de Millie indicó que “por muy perturbador que sea, si eso salva a una niña, solo a una, entonces vale la pena compartirlo (…) es absolutamente horrible. Parecía poseída. La estaba mirando y pensé ‘qué diablos le han dado’, porque nunca había visto algo así en mi vida”.

“Estaba completamente congelada, sus manos eran como garras (…) lo que me destrozaba era que ella sabía todo lo que estaba pasando, pero estaba congelada”, añadió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad