El agua de lluvia ya no es segura para beber en ningún lugar de la tierra, dice un estudio

Según un nuevo estudio, el agua de lluvia de casi toda la Tierra contiene niveles inseguros de "sustancias químicas eternas", también conocidas como "sustancias PFAs".

¿Qué son las sustancias químicas eternas?

Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoradas (PFAS) son una gran familia de productos químicos fabricados por el hombre que no se encuentran en la naturaleza. Se las conoce como «sustancias químicas eternas» porque no se descomponen en el medio ambiente.

Tienen propiedades antiadherentes o repelentes de manchas, por lo que pueden encontrarse en artículos domésticos como envases de alimentos, productos electrónicos, cosméticos y utensilios de cocina.

Pero ahora, investigadores de la Universidad de Estocolmo los han encontrado en el agua de lluvia de la mayoría de los lugares del planeta, incluida la Antártida. No hay espacio seguro para escapar de ellos. El agua de lluvia en todas partes es insegura para beber.

Los niveles de seguridad de algunas de estas sustancias químicas han disminuido drásticamente en las últimas dos décadas debido a los nuevos conocimientos sobre su toxicidad.

Los cambios durante los últimos 20 años

«En los últimos 20 años se ha producido un asombroso descenso de los valores guía para los PFAS en el agua potable», afirma Ian Cousins, autor principal del estudio y profesor del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Estocolmo.

Para una de las sustancias más conocidas, el «ácido perfluorooctanoico (PFOA)», causante de cáncer, los valores guía del agua han disminuido 37,5 millones de veces en Estados Unidos.

«Según las últimas directrices estadounidenses sobre el PFOA en el agua potable, el agua de lluvia de todo el mundo se consideraría insegura para beber», afirma.

«Aunque en el mundo industrial no solemos beber agua de lluvia, mucha gente de todo el mundo espera que sea segura para beber y abastece muchas de nuestras fuentes de agua potable».

¿Qué riesgo suponen para la salud?

Los riesgos para la salud derivados de la exposición a estas sustancias han sido ampliamente investigados. Los científicos dicen que podrían estar relacionados con problemas de fertilidad, mayor riesgo de cáncer y retrasos en el desarrollo de los niños. 

Pero otros afirman que no se puede demostrar la relación causa-efecto entre estas sustancias químicas y la mala salud.

A pesar de ello, y a raíz de esta nueva investigación, algunos piden restricciones más estrictas para los PFAS.

«No puede ser que unos pocos se beneficien económicamente mientras contaminan el agua potable de otros millones de personas, y causan graves problemas de salud», afirma la doctora Jane Muncke, directora general de la Fundación de Envases de Alimentos de Zúrich, que no participó en el estudio.

«Las enormes cantidades que costará reducir los PFAS en el agua potable a niveles que sean seguros, sobre la base de los conocimientos científicos actuales, deben ser pagadas por la industria que produce y utiliza estas sustancias químicas tóxicas».

El momento de actuar, dice, es ahora.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad