Aprenda un idioma en quince minutos

Por Alfredo Urdaci

Es lo que promete una publicidad online que se cuela entre las noticias. La garantía de la promesa la ofrece una experta en lingüística. No hace falta serlo para articular una neolengua. La ministra Montero lo ha conseguido en minutos, y sin ser experta en nada. Practica su jerga cada vez que tiene delante un micrófono, la ejercita siempre enfadada, que es el nuevo rictus con el que impone la declinación del lo, la, le.