Casado y su particular voto de silencio

Con Francisco Gómez Valencia

Sánchez se va a Libia y deja a sus altavoces metiendo presión por la imputación de Cospedal. Casado se come el sapo en Ceuta, rodeado de sus aficionados que increpan a la prensa por preguntar. Ayuso en Madrid con otro talante, confía en la presunción de inocencia y defiende el buen nombre de la exdirigente.

Mientras el paro sigue desbocado, lo explicamos y hacemos memoria sobre lo que opinaba Montero cuando reclamaba justicia por la pobreza energética.