EL PRIMERO DE LA MAÑANA | Propaganda gubernamental

Con Francisco Gómez Valencia

Las víctimas no son los convencidos, sino los silenciados, el objetivo de su escenificación no es convencer sino, atemorizar. No hay mayor demostración de fuerza que abusar de lo grotesco. Un acto como el de la apisonadora o el feminismo excluyente, es imprudente. Pero no pretende engañarnos, sino demostrar su fuerza abusando del descaro. Lo grotesco y lo esperpéntico no implica debilidad del Gobierno, sino que solo responde ante sí mismo, no precisa dar explicaciones. Es un signo de poder y una advertencia a los discrepantes.

No hay que tenerlos miedo y ni en cuenta si quienes somos discrepantes tenemos las cosas bien claras, Somos discrepantes, somos libres…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad