El socialismo carnívoro

Por Francisco Rubiales

Bajo Pedro Sánchez, el socialismo español, que antes era vegetariano y moderado, se ha hecho carnívoro y ya caza en la selva política española. Más que una nación democrática, España es ya un coto de caza de la clase política con los ciudadanos haciendo el papel de conejos.

La moción de censura que derrocó a Rajoy y las actuales promovidas en Murcia, Madrid y Castilla León son comportamientos agresivos, típicos del socialismo carnívoro que ha impuesto Pedro Sánchez en colaboración con comunistas, independentistas y amigos del terrorismo.

El socialismo vegetariano, al que llaman «socialdemocracia», ya ha muerto. Aquella socialdemocracia de rostro amable no era un sistema, sino una actitud temporal que preparaba la llegada del socialismo depredador y sin escrúpulos.

En Venezuela, la llegada del carnívoro Hugo Chávez fue precedida y preparada por el socialismo corrupto de Carlos Andrés Pérez y otros insensatos adecos y copeyanos que prometían justicia y reparto de la riqueza y que en lugar de eso crearon corrupción a diestro y siniestro, frustrando a los ciudadanos y preparándolos para que acogieran en el futuro, con los brazos abiertos, al golpista Chávez, un monstruo con uniforme adoctrinado por el castrismo.

En España, el socialismo vegetariano de Felipe González, con sus corrupciones y destrozos en la sociedad civil y la economía, preparo eficazmente al país para que acogiera a los carnívoros Zapatero y Sánchez, este último lanzado a cazar sin escrúpulos en la sabana y la selva de España.

Pero España fue preparada para la llegada de los depredadores socialistas también por la derecha inepta y corrupta de Aznar y Rajoy, incompetentes imitadores de la socialdemocracia, acomplejados cobardes que continuaron con la destrucción del país, de sus valores y de la democracia iniciada por los sevillanos Felipe González y Alfonso Guerra.

Con un sistema educativo viciado, con medios de comunicación comprados por el poder, con una corrupción galopante, atentando contra los viejos valores y con un deterioro constante de la democracia, entre las izquierdas y las derechas prepararon a España para que votara a los peores en las urnas y para que una parte de la ciudadanía, desquiciada y abducida, optara por votar a mentirosos, corruptos y engañabobos sin escrúpulos, cuya única obsesión era y es el poder.

Ahora sabemos con certeza que el socialismo nunca fue democrático y que la socialdemocracia sólo fue un disfraz temporal destinado a preparar los caminos al verdadero socialismo, que es el carnívoro, toda una máquina de producir pobreza y esclavitud, como ya quedó más que demostrado en las URSS y sus satélites, en Cuba, Venezuela y otros países que tuvieron la desgracia de caer baja las garras de los cazadores rojos.

Con Pedro Sánchez ya no existe el disimulo, ni aparece por ningún sitio la vergüenza, la prudencia o el pudor. La caza del adversario está permitida. Así ocurrió en la vieja URSS, en la China de Mao, en la Cuba de los Castro, en la Venezuela crucificada por Chaves y en otros países esclavizados.

Ser carnívoro permite al socialismo, convertido en francotirador, quitarse su disfraz y disparar contra la libertad, los poderes básicos del Estado, las reglas de la democracia, las libertades y derechos, la libre empresa, la convivencia, la verdad y cualquier valor que huela a derechos y libertades ciudadanas.

Por el momento, las cacerías de Murcia, Madrid y Castilla León parecen fracasadas, pero que nadie se confíe porque los próximos asaltos a la libertades y derechos serán más precisos y eficaces.

Lo único que todavía frena a los carnívoros en España es la pertenencia a la Unión Europea, un club de libertades y derechos que todavía no han conquistado, aunque están en ello.

FRANCISCO RUBIALES MORENO
Doctor en Periodismo, ha sido corresponsal de guerra (Ramadam 1973, Nicaragua 1979 y El Salvador 1980), director de las delegaciones de la Agencia EFE en Cuba, Centroamérica e Italia, así como director de Comunicación de Expo’92. Autor de los libros ‘China, nueva cultura’, ‘El debate andaluz’, ‘Democracia secuestrada’, ‘Políticos, los nuevos amos’, ‘Periodistas sometidos’, ‘Las revelaciones de Onakra, el escriba de Dios’ y ‘Hienas y buitres, periodismo y relaciones pervertidas con el poder’ y co-autor de ‘Democracia severa, más allá de la indignación’. Es profesor de postgrado en las universidades de Sevilla y Cádiz y de varias escuelas de negocios. Autor desde 2005 del blog VotoEnBlanco.com, en el que publica a diario artículos de opinión sobre la actualidad andaluza, española y mundial. Actualmente es presidente del grupo Euromedia Comunicación y colabora con movimientos cívicos en defensa de la democracia y los derechos de los ciudadanos.