febrero 21, 2024
NOTICIAS

Así comenzará la III Guerra Mundial: será tecnológica y será aniquiladora

La nueva novela prevé cómo Estados Unidos y China podrían caer en un conflicto nuclear, impulsado por el nacionalismo chino, la arrogancia estadounidense y el fracaso de Estados Unidos para comprender el alcance de los avances chinos en la guerra cibernética.

¿Cómo llegará la III Guerra Mundial? Por falta de imaginación.

Esa es la tesis que impulsó al almirante James Stavridis, ex comandante supremo de la OTAN, y a Elliot Ackerman, un prominente escritor de ficción y veterano de la Marina, a escribir ‘2034, a novel of the next world war’.

La nueva novela prevé cómo Estados Unidos y China podrían caer en un conflicto nuclear, impulsado por el nacionalismo chino, la arrogancia estadounidense y el fracaso de Estados Unidos para comprender el alcance de los avances chinos en la guerra cibernética.

En un momento en que el mundo está cambiando con una rapidez que pocos de nosotros preveíamos , incluyendo una pandemia y conflictos internos estadounidenses, parece difícil predecir cómo será el próximo año.

Sin embargo, como esta novela deja claro, nunca ha sido más importante para los estadounidenses comprender completamente el peligro de deteriorar las relaciones entre un Estados Unidos todavía poderoso y una China en rápido ascenso, una realidad que a menudo se pierde en nuestros debates políticos hiperpartidistas.

Para Ackerman «Existe la sensación de que la mejor manera de evitar estos conflictos es imaginarlos, y luego ver lo horrible que sería». «Los últimos tres [importantes] ataques de seguridad nacional contra nuestro país – Pearl Harbor, el 11-S y la pandemia – fueron todo lo que no imaginamos».

No es que los expertos militares y de los think tank no estén discutiendo posibles conflictos militares con China, pero los estadounidenses no han pensado en las consecuencias.

«Uno de los desafíos del ciberespacio es que no lo vemos», dice Ackerman. «Es fácil caer en la complacencia porque predecimos que la próxima guerra se decidirá como el pasado. Es difícil imaginar un marco diferente». Caso en particular: el reciente descubrimiento del hackeo masivo de SolarWinds, supuestamente por Parte de Rusia, que penetró en empresas privadas estadounidenses, los Departamentos del Tesoro y comercio, probablemente partes del Pentágono, y el Departamento de Seguridad Nacional.

Así que Ackerman y Stavridis optaron por escribir una novela que se extiende entre el viejo espíritu militar estadounidense del siglo XX y las incertidumbres del presente. La trama gira en torno a una mujer comodoro de la Marina estadounidense que calcula mal mientras dirige una patrulla en el Mar de China Meridional, y un piloto estadounidense que sueña con emular a los ases de la Segunda Guerra Mundial.

«El dominio de Estados Unidos en el poder militar convencional no tiene parangón», dice Ackerman. «Pero en la esfera invisible de la defensa cibernética y la ofensiva, el libro trata de empujar al lector a la esfera donde Estados Unidos ya no es el más dominante. Muchos estadounidenses caminan con una sensación de complacencia que no es merecida».

Para Stavridis, el libro continúa con la tradición de la ficción cautelosa de novelas posteriores a la Segunda Guerra Mundial como Fail Safe y On the Beach, que imaginaban una guerra nuclear con la Unión Soviética. Pero la diferencia es que los estadounidenses sabían cómo eran los horrores de la guerra nuclear, después de Hiroshima y Nagasaki. Eso impulsó a Moscú y Washington a diseñar sistemas para prevenir el siguiente conflicto.

El almirante James Stavridis, ex comandante supremo de la OTAN, y Elliot Ackerman, un prominente escritor de ficción y veterano marino condecorado, son los autores de 2034: Una novela de la próxima Guerra Mundial.

Esa conciencia pública falta cuando se trata de China, que empequeñece a la antigua Unión Soviética en población y poder. Pekín está desarrollando nuevas tecnologías que lo convertirán en un competidor en igualdad con Estados Unidos en las próximas décadas.

Entonces, ¿Cómo evitar el terrible escenario de la novela?

Stavridis advierte: «Ya hemos entrado en un escenario de Guerra Fría y la pregunta es cómo evitar una guerra caliente. China piensa en el futuro dentro de 50.000 años, nosotros solo con miras a cinco años».

Estados Unidos necesita una estrategia a largo plazo para China (incluida la mejora de las capacidades cibernéticas),en lugar de tratar con Pekín episódicamente, añade Stavridis. El expresidente Donald Trump «tenía razón al preocuparse por el ascenso de China, pero utilizó tácticas puras orientadas hacia la ventaja electoral».

Su consejo al equipo de Biden: «Cooperen donde podamos, pero enfrenten donde debemos (en coordinación con los aliados). Respetar el lugar de China en el sistema internacional, pero no aceptar reclamaciones territoriales o invadir Taiwán».

Ackerman, que fue galardonado con la Estrella de Plata y la Estrella de Bronce por su valor, tiene una respuesta más personal. «Estoy sacando a estos personajes del conocimiento del costo humano de la guerra», dice. Estados Unidos todavía no ha terminado las «guerras del imperio tardío» en las que luchó.

El tema más importante del libro, dice, es : «Tenemos que evitar esta guerra [con China]. … Nos hemos anestesiado a la guerra, pensando que no será tan malo y que habrá terminado en Navidad. Pero tal vez no tengamos el dominio tecnológico».

Espera que la novela inspire un «acto de imaginación [que] es una buena inoculación de cómo sería la guerra».

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad