Bienvenidos, conservadores, al estatus de parias

Por Daniel Pipes

Los conservadores no se dieron cuenta de lo bien que les fue en el siglo XX. Ahora, las paredes se están cerrando sobre ellos.

Para apreciar este cambio, considere cinco instituciones venerables y prestigiosas seleccionadas por Leonard y Mark Silk, equipo de padre e hijo, en su libro de 1980, The American Establishment: Harvard University (fundada en 1636), The New York Times (1851), The Brookings Institution (1916), el Consejo de Relaciones Exteriores (1921) y la Fundación Ford (1936).

Hace cuarenta años, las cinco instituciones favorecían a los demócratas, al progresismo, a la experimentación social, a los altos impuestos y al cambio. Pero, en ese entonces, Harvard contrató a conservadores abiertos para enseñar, el Times los publicaba a menudo, Brookings los incluía en eventos, el CFR los invitaba a presidir reuniones y Ford los financiaba. Lo sé, porque yo personalmente hice todo eso. En aquel entonces, los liberales tenían diferencias apasionadas y mordaces con los conservadores, pero no imaginaban cancelar a los conservadores más de lo que los conservadores del siglo XXI se imaginan cancelar a los liberales.

Esa aceptación terminó alrededor del 2000. Por ejemplo, Psychology Today en 2008 anunció que «el conservadurismo es una forma leve de locura». Cuatro años después, Rick Perlstein, apodado el «cronista extraordinario del conservadurismo moderno«, consideraba a los conservadores «locos«. Otros en la izquierda encuentran a los conservadores intrínsecamente crédulosrígidos o autoritarios. El desdén gotea: el término «negadores del cambio climático», por ejemplo, alude intencionalmente a los negadores del Holocausto.

No es sorprendente que las instituciones del establishment a lo largo del tiempo hayan rechazado cada vez más la legitimidad misma del conservadurismo. Los liberales que se atreven a proponer una idea conservadora pueden encontrarse desempleados. La presidencia de Larry Summers en Harvard terminó cuando sugirió que «cuestiones de aptitud intrínseca» podrían explicar la escasez de mujeres en la ciencia. James Bennet tuvo que dimitir del New York Times por publicar el artículo de opinión conservador de un senador, mientras que Bari Weiss encontró que sus autodenominadas «incursiones en el Malpensar» hacían insoportable la oficina editorial del Times.

Los conservadores reales también, por supuesto, son expulsados. La carrera de Kevin Williamson en The Atlantic terminó antes de que comenzara, porque el personal de la revista no podía soportar sus opiniones sobre el aborto. La Universidad de Massachusetts-Amherst expulsó a un estudiante, Louis Shenker, porque tuvo la audacia de apoyar a Trump y a Israel. La Universidad Northwestern denunció a Joseph Epstein, quien enseñó allí durante 28 años, y lo eliminó de su sitio web porque escribió un artículo sarcástico en el que aconsejaba a Jill Biden que no se llamara a sí misma «Dra.»

Esta intolerancia significa que los conservadores menores de 45 años han sido excluidos de las principales instituciones. Mis colegas más jóvenes no pueden beneficiarse de las afiliaciones que yo hice. Eso no dolería tanto si los conservadores hubieran construido su propio establishment, pero no lo han hecho. Los liberales controlan casi todas las instituciones más prestigiosas de Estados Unidos, heredan algunas, transforman otras y crean el resto.

De hecho, el antiguo establishment liberal ha florecido enormemente. La tasa de aceptación de la Universidad de Harvard disminuyó del 82 por ciento en 1933 al 20 por ciento en 1965 al 5 por ciento en la actualidad. La dotación de la Fundación Ford creció de $ 2.6 mil millones en 1980 a $ 14.2 mil millones en la actualidad. Que el nuevo establishment (Amazon, Facebook, Google) haya abandonado sus raíces libertarias y se haya movido casi en sincronía hacia la izquierda parece, en retrospectiva, tan inevitable como decepcionante.

Es probable que esta disparidad de recursos continúe porque los ricos están predispuestos a la izquierda y los conservadores generalmente prefieren cuidar sus jardines privados. Un informe del Capital Research Center encuentra que, en el campo de las políticas públicas, los liberales donan más que los conservadores en una proporción de 3.7 a 1. Parece probable que existan disparidades similares en otros campos, incluida la educación, las artes y los activos de las fundaciones.

En combinación, estos elementos se traducen en instituciones liberales que gobiernan con autoridad, mientras que las conservadoras tienen una cualidad partidista. Fox News tiene una ventaja parroquial que la convierte en la contraparte aproximada de MSNBC; CNN se mantiene augustamente aparte. Lo mismo ocurre, respectivamente, con las universidades National ReviewThe Nation y The Economist o Hillsdale, Oberlin y Williams.

Esta tendencia se extiende mucho más allá de la vida de la mente. Los conservadores han sido eliminados de las plataformas, recientemente escribí en el Washington Times, por «un restaurante, un servicio de venta de entradas, compañías de viajes compartidos, una línea de cruceros, una cadena de hoteles, el club privado del presidente Trump, un agente de alojamientos, una tienda minorista, un proveedor de Internet, una empresa de videos, bancos, empresas de tarjetas de crédito, un sistema de pago, gobiernos y hospitals». En conjunto, estas privaciones amenazan el sustento, la dignidad y la autonomía.

La exclusión ha reducido las oportunidades, reputación e ingresos de los conservadores. La ciudadanía plena se está erosionando, reemplazada por un estatus de paria. La sanción por ser conservador ya tiene una generación y sigue empeorando, sin un final a la vista.

DANIEL PIPES
El Sr. Pipes (DanielPipes.org@DanielPipes) es presidente del Foro de Oriente Medio. 
© 2020 por Daniel Pipes. Todos los derechos reservados.