febrero 28, 2024
NOTICIAS

China le debería al mundo 35 billones de dólares si la teoría de la fuga del laboratorio es cierta

Es innegable que China empeoró la pandemia al permitir que se extendiera por todo el mundo. Pekín permitió que continuaran los viajes internacionales, incluso cuando reprimió los desplazamientos internos. También ha obstruido repetidamente los intentos de la Organización Mundial de la Salud y otros de investigar si el laboratorio de Wuhan era la fuente. El coste económico ha sido enorme.

¿Causó China la pandemia de coronavirus? El 24 de agosto se presentará el informe que el presidente Joe Biden ordenó 90 días antes a la burocracia de inteligencia sobre los orígenes del COVID-19. Hay una extraña falta de información filtrada sobre la situación actual del informe. A pesar de su supuesta naturaleza secreta, estas agencias parecen emplear a menudo publicistas aún más agresivos que el Equipo Seis de los SEAL y filtran lo que pasa por inteligencia para forzar la mano del presidente al que se supone que sirven. Cuando ordenó la revisión, Biden predijo que las agencias podrían no estar de acuerdo con una causa del COVID, o podrían emitir un informe de cobertura posterior que subraya que presentan sus conclusiones con una confianza “moderada”, una abreviatura de “conjetura”.

Pero, ¿qué pasaría si informaran claramente de que el COVID procede del Instituto de Virología de Wuhan, en China? o ¿Qué pasaría si la mayoría de los estadounidenses llegaran a esa conclusión independientemente de lo que determinen nuestros irresponsables espías? Esto último ya está ocurriendo: una encuesta realizada en julio mostraba que los que sospechaban de una filtración del laboratorio eran el 52%, frente al 28 que pensaba que era natural.

¿Cuál será la consecuencia para el gobierno de China? El coste debería ser proporcional al daño que los chinos han causado al mundo, que ha sido extremadamente grave. Al fin y al cabo, parece que el COVID ha matado o contribuido a la muerte de casi 4,3 millones de personas en todo el mundo. América es el país con más muertes, con 633.000, seguido de Brasil (563.000), India (428.000) y México (244.000). Y la muerte y el sufrimiento no han cesado.

Además, es innegable que China empeoró la pandemia al permitir que se extendiera por todo el mundo. Pekín permitió que continuaran los viajes internacionales, incluso cuando reprimió los desplazamientos internos. También ha obstruido repetidamente los intentos de la Organización Mundial de la Salud y otros de investigar si el laboratorio de Wuhan era la fuente. El coste económico ha sido enorme.

Es difícil poner una cifra al sufrimiento humano que no sea arbitraria, pero digamos que China debería pagar 5 millones de dólares por cada vida que haya podido extinguir. Si el número de muertos pasa de 4,3 a 7 millones antes de que termine la pandemia, eso haría que Pekín tuviera que pagar 35 billones de dólares en daños. Aunque es cara, esa cifra es algo más del doble del PIB anual de China. Es importante que el mundo imponga a China un coste elevado por lo que supuestamente hizo, aunque sólo sea para disuadirla de que vuelva a ocurrir. Por supuesto, Pekín no pagará: nunca paga nada ni confiesa ninguna falta. ¿Cómo, entonces, se puede imponer esta sanción?

En primer lugar, China posee alrededor de 1,1 billones de dólares en bonos del gobierno de Estados Unidos. Esa deuda debería cancelarse anulando cualquiera de los títulos individuales que posea cualquier entidad china en una fecha determinada.

En segundo lugar, no debería haber nunca más vuelos sin escalas desde China a ningún estado de EE.UU., y cualquiera que venga aquí desde China debería tener que pasar la cuarentena en otro lugar primero para ayudar a frenar la próxima superbacteria que surja de China.

En tercer lugar, debemos cancelar los visados para los estudiantes chinos que asisten a nuestras universidades, así como los visados para los chinos que trabajan en empresas estadounidenses. Esta forma de inmigración temporal ha sido una vía clave para que China obtenga conocimientos técnicos avanzados y se dedique al espionaje y la guerra política en Estados Unidos. Acabar con ella. Las universidades borrachas de dinero chino aullarán, pero a quién le importa: la mayoría de las escuelas son tan antiamericanas y pro-tiranas como el gobierno chino.

En cuarto lugar, deberíamos llevar los aranceles y el control de las exportaciones al siguiente nivel. Deberíamos desacoplar formalmente nuestras economías e insistir en que nuestros aliados nos elijan a nosotros o a ellos-terminando las alianzas y las relaciones comerciales con aquellos que se niegan a ayudar. Mientras que la administración Trump puso fin a la exportación de la tecnología de semiconductores de más alto grado a China, deberíamos buscar el fin de todo el comercio de alta tecnología. Además, los aranceles que inició Trump deberían extenderse a todas las importaciones chinas y aumentar un cinco por ciento cada trimestre. Empresas como Apple chillarán, pero a quién le importa: deberían haber tenido una pizca de patriotismo y no haber subcontratado su mano de obra a un enemigo comunista de Estados Unidos.

Quinto, utilizar las mismas herramientas que usamos contra la Sudáfrica de la época del apartheid. La semana pasada, Jamie Dimon, director general de JPMorgan Chase, dijo que tiene que hacer negocios en China porque no está a cargo de nuestra política exterior, que permite esos negocios. Es justo, frenar las inversiones de Wall Street y otras en China, desautorizando la deducción de cualquier gasto empresarial allí de los impuestos. Tuvo un gran impacto en Sudáfrica.

En sexto lugar, aceptemos que China es buena en el espionaje, especialmente en la inteligencia humana, y nosotros no. Dado que gran parte del espionaje humano se centra en las misiones diplomáticas, cerremos todos los consulados de Pekín en América, dejando sólo su embajada, aceptando que nos obliguen a hacer lo mismo.

En séptimo lugar, llevemos a cabo un cambio real de las fuerzas militares hacia el Pacífico Occidental en lugar de limitarnos a hablar de la disuasión de China. Retiremos todas las fuerzas estadounidenses de Europa, África, Irak y Siria, y exijamos que la OTAN vigile todo el Atlántico como condición para que Estados Unidos siga siendo miembro de la alianza. Luego, utilizar los ahorros para aumentar nuestras fuerzas militares en el Pacífico. Como en la Segunda Guerra Mundial, todo el Cuerpo de Marines debería ser desplegado en el Pacífico. En contra de la intuición, deberíamos retirar nuestras fuerzas de Corea del Sur, ya que serían inútiles o estarían atrapadas allí en cualquier contingencia con China. Aunque Estados Unidos permite a Taiwán comprar algunas armas defensivas, lo ha hecho en régimen de cash-and-carry sin coste alguno para Estados Unidos. Aunque es admirable, dado el peligro al que se enfrenta Taiwán y el riesgo para el resto del Mundo Libre de una guerra en la que participen China y Taiwán, deberíamos dar a Taiwán al menos lo mismo que damos a Israel para defensa cada año: 4.000 millones de dólares.

Todos estos pasos, especialmente el último, debilitarán a los líderes de China, ya que su supuesta mala conducta respecto al COVID habrá hecho que China empeore. Con ello, aprenderán una importante lección o perderán el poder.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad