Francia prohíbe oficialmente el lenguaje inclusivo en la educación nacional

Francia prohibió el uso del lenguaje inclusivo en los colegios al estimar que «constituye un obstáculo para la lectura y la comprensión de la escritura», poniendo fin, oficialmente, a un debate que divide desde hace años a los lingüistas y la comunidad educativa.

Para sus opositores es una «aberración» que pone en peligro las lenguas mientras que para sus partidarios es parte de la construcción de un mundo más justo que ha sido regido durante siglos por el orden binario.

El ministro de Educación Nacional, Juventud y Deportes francés, Jean-Michel Blanquer, prohibió el uso de esta forma de lenguaje en todos los colegios franceses. A principios de mayo indicó que la lengua no debía ser dañada y este jueves ha publicado una circular en el Boletín Oficial del Estado en la que sostiene que este tipo de escritura “constituye un obstáculo para la lectura y la comprensión de la escritura”.

En el documento publicado, Jean-Michel Blanquer se dirige a los rectores de la academia, a los directores de la administración central y personal del Ministerio de Educación Nacional y señala que “debería prohibirse el recurso a la denominada escritura inclusiva, que utiliza notablemente el punto medio para revelar simultáneamente las formas femenina y masculina de una palabra usada en masculino cuando se usa en un sentido genérico”, según informó el medio francés Le Figaro.

El ministro agregó que “es un obstáculo para la lectura y la comprensión de la escritura” y añadió que “la imposibilidad de transcribir textos verbalmente con este tipo de escritura dificulta la lectura en voz alta y la pronunciación, y en consecuencia el aprendizaje, especialmente para los más pequeños”.

Blanquer asimismo enfatizó en que el lenguaje inclusivo “puede evitar que los niños que padecen ciertas discapacidades o problemas de aprendizaje accedan al francés”.

Pese a la prohibición, el ministro de estado sí fomenta la feminización de las profesiones. “La elección de ejemplos o afirmaciones en una situación docente debe respetar la igualdad entre niñas y niños, tanto a través de la feminización de términos como a través de la lucha contra las representaciones estereotipadas“, según explicó al medio antes citado.