junio 17, 2024
MÁS NOTICIAS

La Jihad… contra los perros

Por Raymond Ibrahim

El 4 de noviembre de 2022, Khaled Abu Toameh, un periodista árabe, tuiteó:

El alcalde de Hebrón [una ciudad palestina] ofreció 20 shekels a cualquiera que mate a un perro en su ciudad. Los palestinos salieron a las calles, torturando y matando a docenas de perros.

El tweet fue acompañado por una imagen de lo que parecían ser palestinos golpeando hasta la muerte a un perro con palos. Tal comportamiento bárbaro para lo que de otra manera se considera en los Estados Unidos como «el mejor amigo del hombre» no es infrecuente en el mundo musulmán.

Irán colabora

Así, el 26 de julio de 2022, apareció otro tweet similar: «Los salvajes gobernantes de la República Islámica de Irán decidieron asaltar un refugio para perros en el desierto y matar a los 300 perros que estaban siendo atendidos por voluntarios. Sólo unos pocos perros sobrevivieron. Todo el refugio se convirtió en un baño de sangre».

Según otro tweet que apareció un día después, el baño de sangre parece haber sido mucho mayor: «El despiadado régimen de Irán ha asaltado un refugio para perros y ha matado a más de 1700 perros callejeros protegidos por voluntarios. Muy pocos perros sobrevivieron. Esta mujer voluntaria llora sostiene a un perro muerto y dice: ‘Este fue el más vulnerable y obediente'».

Hornear hasta la muerte en cajas

Y unos días antes, en Qatar, el 10 de julio de 2022:

Un grupo de hombres armados irrumpió en una instalación segura en Qatar utilizada para alimentar y albergar perros callejeros, matando a 29 de ellos e hiriendo a otros por las afirmaciones de que uno de ellos había mordido a uno de los hijos de los hombres.

Uno puede seguir y seguir con historias similares: en agosto de 2021, los talibanes impidieron el rescate de 173 gatos y perros, prefiriendo verlos «hornear hasta la muerte en sus cajas de viaje».

¿Ninguna religión sancionaría esto? ¿Realmente?

Sin duda, no todos los musulmanes son inhumanos con los perros. La Asociación de Animales y Medio Ambiente en Belén, por ejemplo, el único refugio de animales en Cisjordania, emitió una declaración condenando la reciente «campaña sangrienta» del alcalde de Hebrón, que «resultó en la muerte de muchos perros, disparos, ahorcamiento, abusos, atropellándolos por automóviles. Lo que sucedió hoy está más allá de la humanidad y la ética», continuó la asociación, antes de agregar: «Ninguna religión aceptaría acciones tan bárbaras hacia animales inocentes».

Aquí llegamos a ello: ¿Es esto cierto? ¿Ninguna religión, incluida la que nos ocupa, el Islam, «acepta tales acciones bárbaras hacia animales inocentes»?

Mahoma odiaba a los perros. Muchos musulmanes lo hacen

Para responder a esta pregunta, y como con todas las preguntas concernientes a lo que es y no es islámico, debemos recurrir al profeta del Islam, Muhammad. Y, como sucede, detestaba a los perros, hasta el punto de pedir su exterminio arbitrario. Según Abdullah bin Omar, como se registra en la colección canónica (osahih) de hadices de al-Muslim:

«El Mensajero de Allah solía ordenar la matanza de perros, así que solíamos enviar [hombres] a Medina y sus alrededores adyacentes, y no perdonamos a ningún perro, sino que lo matamos». [Traducción del texto árabe.]

Más tarde, Mahoma revisó su decisión al permitir que los perros que se ganan su sustento, pastoreando, cazando o protegiendo, existan sin ser molestados, aunque el odio hacia ellos se mantuvo: los ángeles, advirtió el profeta de Allah, nunca visitarían y, por lo tanto, bendecirían los hogares que tienen perros.

En resumen, y como concluye una fatwa anti-perro, o decreto islámico:

Debemos asegurarnos de que los musulmanes continúen siendo reacios a los perros, incluso en medio de lo que los incrédulos [infieles occidentales] están acostumbrados a hacer y lo que algunos musulmanes han adoptado de sus hábitos.

Mala suerte para los occidentales ciegos con perros guía

A pesar de todo esto, y porque Occidente debe fingir que cualquier acusación contra el Islam debe ser falsa, sigue siendo cómplice del abuso de perros. Según un informe: «El gobierno de los Estados Unidos gasta millones de dólares para entrenar perros detectores de bombas esenciales para las capacidades federales y locales de aplicación de la ley, pero algunos son regalados a países extranjeros que abusan de ellos». Las naciones enumeradas son Bahrein, Líbano, Egipto, Indonesia, Marruecos y Siria, todas de mayoría musulmana.

Además, esta hostilidad por los perros ha alcanzado y está causando problemas en Occidente. Los informes de taxistas musulmanes en Europa, Canadá, Australia e incluso los Estados Unidos, que se niegan a atender a los pasajeros ciegos porque están acompañados por perros lazarillos, son cada vez más comunes.

Estos musulmanes tampoco evitan admitir la fuente de su discriminación. Por ejemplo, en varias ocasiones distintas en el Reino Unido, a un hombre ciego se le ha impedido subir a los taxis porque sus conductores musulmanes rechazaron su perro guía. Uno de ellos, Abandi Kassim, citó «mi religión» como la razón para rechazarlo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad