Obra y milagros del invento progresista

Por Francisco Gómez Valencia

Era el 15 de abril cuando la catedral de Notre Dame, seguramente el templo católico más importante ardía ante los ojos atónitos de medio mundo. Nadie podía imaginar que tal magna obra pudiese quizás llegar a su fin. Las alarmas saltaban y todas las suspicacias brotaban por las redes y las redacciones como la pólvora teniendo en cuenta el panorama con el islamismo. Pasadas unas horas se conoció que estaban de obras por reformas lo cual hizo comprender que quizás ese fuera el motivo que origino el desastre. Ciertas imágenes minan la moral de las personas y más aún al ver como la aguja y el techo sucumbían al ser pasto de las llamas…

Un mes antes en España, el Gobierno formado por el PSOE de Pedro Sánchez y Podemos, de Pablo Iglesias ya habían decretado el primer estado de alarma que supuso el largo y confuso confinamiento jamas experimentado por la sociedad española en general a lo largo de toda su historia, pues duraría hasta 21 de junio…

Todavía la sociedad en estado catatónico sigue tratando de entender que nos pasó como país dejando para otro día todo lo demás, por mucho que desde algunas minorías hagamos hincapié en provocar cierta reacción, 28.000 fallecidos fueron la cifra reconocida desde el Gobierno, y lo referente a la gestión de la pandemia lo decidieron los 13 expertos que se dieron a conocer ayer 30/12/20 gracias a las presiones de la oposición y Transparencia después de no sé cuántas peticiones. La Iglesia española días antes junto con la Casa real, las instituciones locales madrileñas y con la mínima representación posible del Gobierno sin contar con el Presidente por supuesto que bien se buscó una excusa creíble, dieron su brazo a torcer para mostrar un mínimo respeto a las más de 45.000 víctimas contabilizadas entonces por otros organismos oficiales y las funerarias las cuales ya denunciaban el crecimiento brutal en % de fallecimientos comparando las cifras con las de 2019.

Mientras tanto la agenda social comunista avanzaba a toda máquina con un equipo propagandístico que sorprendía a propios y extraños, pues hasta los llamados felipistas y guerristas saltaron como ranas a medio cocer del cazo con agua hirviendo preparado desde Presidencia del Gobierno para así doblegar las voluntades de los simples e infantiles españoles, que día tras día salían a las 20:00h a aplaudir no se sabe muy bien si a os sanitarios, a los bomberos por felicitar los cumpleaños a las abuelitas o a las diferentes policías por cuidar nuestro encierro multando a diestro y siniestro, primero por reventar al perro sacándole un 100% más de lo normal, segundo por caminar hasta 5Km a la redonda para ir al supermercado y finalmente por salir a manifestarse con banderas de España bien en coche o con la chupipandi de los cayetanitos famosos que según Podemos golpeaban las farolas con palos de golf cuando las imágenes reflejaban que eran palos de fregonas y cepillos de barrer.

Si me preguntan qué fue lo mejor y lo peor de este año que finaliza hoy día 31/12/2020 sin duda creo que en ambos casos contestaré que la gente. Personalmente sentí en diferentes momentos como la solidaridad brotaba de la mejor manera inimaginable generalmente por absurdeces como acompañar a un anciano a realizar un recado o simplemente por ofrecerse a realizarle la compra para de paso dar conversación y vigilar su estado de ánimo y salud. Pero cada vez que enchufaba la televisión como principal arma de adormecimiento jamás vista desde el fallecimiento de Franco o el apagón por el 23F, no se había visto algo igual.

Los telediarios abrían con los payasos que se disfrazaban de mamarrachos para salir a tirar la basura, continuaban con el “Resistiré” del Dúo Dinámico y sus múltiples versiones, los zetas de las policías en fila india acudían con sus sirenas encendidas a las puertas de los hospitales donde les esperaban los sanitarios también agasajados desde las terrazas como si detrás no fueran a llegar las huelgas manipuladas por los sindicatos con la excusa de los EPIS, para exigir más dinero criticando incluso como hemos visto recientemente la inauguración de un Hospital en Madrid mientras que aplaudían lo propio en Toledo, con la salvedad de que este último estaba construido y finalizada la obra en enero de 2020 aunque el Sr. García Paje en declaraciones a la Sexta dijera que ”no tocaba su inauguración y tampoco la manifestación sindical.

No se veían muertos, no había dolor, sabíamos que los pabellones recauchutados en morgues improvisadas, estaban llenos de cadáveres y que incluso se cerraron los cementerios porque los crematorios no daban abasto a incinerar personas sin realizarlas las autopsias con el ok. de todos, permitiendo que se taparan las miles de causas que pueden ocasionar la muerte de una persona achacándola el asunto al maldito virus en unos casos si y en otros no pero eso sí, sin autopsia para que no quedaran por escrito las negligencias de los unos y los otros… Paso el verano nos dijeron que todos a la calle con cuidado y a consumir y disfrutar de las vacaciones mientras seguían falleciendo menos, pero seguían y el Gobierno a lo suyo a la agenda ideológica preparando leyes inmundas que la sociedad no precisa porque ni tan siquiera existe el debate en las calles, hasta que como es lógico al comienzo de septiembre con los libros y las mochilas preparadas se reinventa la educación y se comienza un curso por etapas donde la mitad de los niños, estudian la mitad del tiempo desde casa con escasos resultados académicos debido a la falta de control.

Las cifras de fallecidos se incrementan hasta los 80.000 actuales, los infectados pasan a ser más jóvenes y por ende se remata al sector HORECA culpándolo de todo y obligándoles a cerrar la mayor parte del tiempo de 17 maneras diferentes, que es como se gestionan los problemas en España. Simón e Illa se siguen riendo de la gente y Sánchez e Iglesias cada uno por su cuenta van acelerando el proceso de desintegración del país, auspiciados por las minorías junto con un Ciudadanos desnortado sin Rivera y con una actitud que incomprensiblemente como táctica política desesperada le subió al carro del sanchismo hasta que Rufián les soltó las manos y los dejo caer una vez llegado el momento de defenestrar a Torra, y acordar debidamente los indultos de los políticos presos como esperamos que suceda en breves jornadas.

La Ley Celaá, la Ley de eutanasia, las presiones al Poder Judicial, a la Monarquía, Don Juan Carlos reconociendo su culpabilidad mientras compensaba sus deudas con Hacienda a la par que se aprobaban los Presupuestos Generales del Estado, y los repartos finalmente de las ayudas que la UE prepara a tres años vista a modo de rescate. Manifestaciones motorizadas promovidas por VOX, PP y CS yendo a lo mismo pero por separado hasta para defender la educación concertada y la especial. Manifestaciones de la sociedad civil desmotivada y desorganizada en estado de letargo asumiendo que en año y medio se hayan perdido derechos y libertades visadas por la oposición ausente salo para hacer propuestas encaminadas a sacar videos a posteriori, y así demostrar que saben y entienden mucho de crisis económicas mientras la sociedad les pide otra cosa, pero ellos no entienden porque están a la cola esperando que les toque gobernar de nuevo, gracias al cansancio y la ruina de la gente cuando está claro que el Gobierno neomarxista más liberticida y proteccionista nunca imaginado no lo soltará así porque sí, viendo y asistiendo a la mayor cacicada vista en la mayor y mejor democracia del mundo que es la norteamericana.

Chats de exmilitares trastornados investigados desde Fiscalía, vecinos detenidos en Galapagar por hacer escraches al mayor experto del país a distancia y con el debido respeto a la Guardia Civil, ángeles custodios del matrimonio Iglesias-Montero, órdenes de alejamiento a ciudadanos por denuncia de los mismos, retiradas de banderas de España en la vía pública, la invasión de Canarias y el reparto posterior con nocturnidad y alevosía de los inmigrantes ilegales, muchos infectados de Covid_19 viajando en aviones pagados por La Cruz Roja con dinero de las subvenciones estatales, y así todo y la casa sin barrer, para finalizar con un bochornoso espectáculo jamás conocido llevado a cabo por un Presidente del Gobierno dando cuentas y haciendo un ejercicio de transparencia de lo conseguido según sus propios asesores, con el desconocimiento por parte de la sociedad de dichas materias, cuando mintió supuestamente y según ciertas imágenes antes de ser presidente hasta en las primarias de su propio partido (lo demás ya lo conocen…)

Finalizamos el año disfrutando del segundo estado de alarma esta vez aprobado por seis meses para mayor escarnio público y menoscabo de la soberanía popular y para mayor gloria de un Gobierno bien encaminado a un cambio de régimen, algo con pinta y sentimiento plurinacional federalista y por supuesto republicano, bajo la atenta mirada de una UE atónita en ocasiones y cómplice silente en otras tantas, más interesada en ser el prestamista eficiente que el rescatador eficaz y defensor de la ciudadanía ante las tropelías a las que nos están sometiendo.

Por tanto lo mejor y lo peor de este 2020, la sociedad española por santa y por puta.

FRANCISCO GÓMEZ VALENCIA
Colaborador como analista político y articulista en diversos medios de comunicación entre los que se encuentran: radiocadena.es o la revista satírica, lapaseata.net. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, es decir, de Profesión “Politólogo”, de ideología algo caótica por resignación y castigo, aunque siempre orientado a la diestra como condición sin ecuanon, con tintes de católico cultural cada vez menos comprometido, especialmente desde que unos y otros nos dijeron a los liberales y a los conservadores, que nos fuéramos al no haber sitio…