mayo 20, 2024
HOTELESLIFESTYLEVIAJES

Six Senses Shaharut, otra forma de conocer Israel

Por Yolanda Couceiro Morín |

Six Senses Hotels Resorts Spas ha anunciado que su hotel en el desierto, Six Senses Shaharut, ya está disponible. Con su entorno aislado en un espectacular acantilado con vistas panorámicas del desierto de Negev, Six Senses Shaharut cuenta con la experiencia más aislada, invitando a los huéspedes a ser uno con la naturaleza, disfrutando de la hospitalidad tradicional del desierto y la rica historia nabatea con una conciencia ecológica sin compromisos. El complejo cuenta con 60 suites y villas, junto con un exclusivo spa que ofrece a los huéspedes un santuario muy necesario para el respiro. Desde experiencias inmersivas en un Kibbutz hasta sesiones de observación de estrellas, caminatas en camello por el Negev o flotar en el Mar Muerto, esta experiencia desértica increíblemente hermosa y verdaderamente auténtica seguramente satisfará la pasión por los viajes.

Sostenibilidad, spa y retiros rejuvenecedores

El centro de actividades del desierto incorpora el esquema Earth Lab de Six Senses, que muestra el enfoque del resort hacia la sostenibilidad en sus esfuerzos por reducir el consumo. Todo el trabajo de sostenibilidad y el desarrollo comunitario que se lleva a cabo alrededor de la propiedad y en la región se exhiben aquí, y los huéspedes pueden aprender trucos para ser más conscientes del medio ambiente en casa. Los huéspedes también pueden aprender sobre el proceso de embotellado de agua sin plástico característico de Six Senses en el Earth Lab y visitar las plantas embotelladoras de agua.

El complejo también alberga establos de camellos, jardines sorprendentemente exuberantes y un anfiteatro al aire libre creado a partir de los contornos del terreno natural y transformado en un ‘Cinema Paradiso’ exclusivo de Six Senses bajo las estrellas.

El Six Senses Spa ofrece seis salas de tratamiento, una variedad de programas de bienestar y el Alchemy Bar. También hay dos piscinas, incluida una piscina infinita de agua dulce con vistas al desierto y un bar que sirve zumos refrescantes.

Si bien existen mil razones para no salir del complejo durante la estancia, el entorno del desierto presenta una serie de actividades únicas, desde caminatas en camello y campamentos durante la noche hasta deportes extremos, recorridos en bicicleta de montaña eléctrica, caminatas, excursiones en jeep y cena de Shabat en un comunidad cercana. También hay oportunidades para explorar más lejos, el Mar Muerto y Masada y Petra.

Culinario

La comida que se ofrece en el complejo es una mezcla de cocinas israelí y mediterránea que adoptan la filosofía culinaria Six Senses: comida fresca, local y de temporada, del propio huerto orgánico del complejo o de agricultores locales en los kibutzim cercanos. Desde pescado mediterráneo fresco, remolacha asada, almendras, tahini crudo, miel de dátil de Samar y aceite de oliva hasta costillas de cordero ahumado Tabun y col rizada, ya sea en el restaurante principal de Midian, el Edom View, el salón Jamillah o el asador junto a la piscina, toda la comida es una celebración. Los huéspedes también pueden optar por un chef privado para cenar en la villa o aventurarse en una auténtica experiencia gastronómica beduina del chef Amir Kalfon, combinada con los mejores vinos de la región.

Diseño del desierto

La apariencia del complejo se ha inspirado de manera única en las estructuras nómadas que se encuentran en el desierto de Negev y recuerda a la comunidad nabatea que ocupó el área hace más de 2.000 años. Las 60 suites y villas están ubicadas en el suelo y diseñadas para aprovechar la belleza natural del Negev, mientras se minimiza el impacto en sus alrededores. Combinado con la integración de procesos y tecnologías sostenibles, las estructuras se integran a la perfección con el paisaje desértico.

Los interiores se inspiran en los patrones y texturas que recubren la antigua Ruta del Incienso, que se extiende desde el Mediterráneo a través del Levante hasta la India y más allá. En el interior, los muebles y accesorios provienen de artesanos locales para complementar las formaciones rocosas erosionadas únicas y utilizar piedra natural, madera y cobre. Las puertas interiores están hechas a medida con teca recuperada, que fue rescatada de barcos, casas y puentes en desuso. Con más de 200 años, cada pieza tiene su propia historia que contar.

El viaje a Shaharut forma parte de la historia. Los vuelos a Eilat desde Tel Aviv duran 50 minutos, seguidos de un traslado de 45 minutos al complejo desde el nuevo aeropuerto internacional.

El gerente general, Thomas Fehlbier, señala: “Six Senses Shaharut marca un nuevo hito para la marca al ingresar a otro destino mágico. Después de meses de anticipación durante estos tiempos sin precedentes, estoy muy emocionado con esta nueva apertura. Aporta el espíritu de Six Senses de sostenibilidad, sensibilidad local y bienestar junto con nuestra cultura y tradiciones únicas del desierto. Con un equipo apasionado, trabajaremos para crear experiencias extraordinarias para los huéspedes en un entorno de proporciones bíblicas».

Las tarifas en Six Senses Shaharut comienzan desde 750 euros por noche para dos personas con desayuno incluido. www.sixsenses.com

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad