Echa gasolina en la boca de su hijo y le prende fuego: «Veamos como se quema»

Una madre rusa fue detenida por la policía por supuestamente verter combustible en la boca de su hijo de ocho años y luego prenderle fuego. El menor murió en el hospital de la ciudad de Kursk, en Rusia, después de sufrir graves quemaduras en el 45 por ciento de su cuerpo.

Anastasia Baulina, de 31 años, empleada como cajera, se sintió furiosa y perdió los nervios tras saber que su hijo Andrey la había “traicionado” al decirle a su padrastro que ésta había recibido la visita de su supuesto amante, dicen publica el tabloide inglés de Daily Mail.

El enfado de la madre fue tal que cogió a su hijo y lo llevó al patio, donde lo roció con combustible que tenía en una lata y luego prendió fuego. Según cuenta el periódico, la progenitora vertió el líquido del combustible en la boca del niño aterrorizado antes de usar un encendedor y decirle: “Veamos cómo se quema”.

Natasha, la hermana de 11 años del niño atacado por su madre, explicó a las autoridades que mientras echaba el combustible el menor “lloraba”. Natasha logró huir, aterrorizada, mientras la madre y el padrastro, identificado como Pavel Baulin, apagaron las llamas y llamaron a una ambulancia.

El menor resultó gravemente herido y murió dos días después de las graves quemaduras. Las autoridades han abierto una investigación por asesinato y la mujer fue detenida y podría enfrentar hasta 20 años de cárcel si es declarada culpable.