¿Y después del 4M?

Por Francisco Gómez Valencia

La campaña electoral de Madrid, más conocida como “la batalla de Madrid”, no es más que un final inesperado necesario por lo obvio que parecía la traición de Inés Arrimadas, ya que como todos sabemos la charnega bebe los vientos por el Presidente del Gobierno. Es verdad que llegado este momento en España somos capaces de asimilar un golpe o asalto al poder a nivel autonómico como una fechoría más del Presidente Sánchez, resultando que tras la conveniente revolución en las redes sociales al final resulta que tuvo que ir Teodoro como en el cuento, a poner paz, seguramente algo de pasta y cargos para los expatriados de VOX a los cuales les ha tocado la lotería por un tiempo, al menos.

La realidad es que el estado de alarma se acaba el próximo día nueve y nadie sabe lo que va a pasar, puesto que el Presidente que más ha mentido a la nación, de momento ha dicho que lo va a dejar caer, pese a las cansinas peticiones de algunas autonomías que lo anhelan, más por miedo al escaso rédito político que la situación provoca que otra cosa. Aprietan al ejecutivo denunciando que no se ha legislado en este sentido, y claro…, total ¿para qué? ¿Desde cuándo este Gobierno legisla si no es en el sentido más sectario que se pueda? Ideología de género, supresión de derechos fundamentales, adoctrinamiento en las aulas, acorralamiento al poder judicial, maniqueísmo en el uso abusivo de las instituciones del Estado, nombramientos indignos que provocan vergüenza ajena y ahora vendrán los recortes para ajustarse a las peticiones de la UE para empezar a apoquinar. Pero, legislar… ¿Para que los españolitos de a pie, sean más libres dentro del Estado policial al que nos tienen sometidos? Ni lo sueñen. Eso es ciencia ficción y me temo que tras el conveniente receso de quince días que es el plazo que tiene el Consejo de Ministros para pensárselo, lo normal viendo el percal anterior, sería que se presente al colectivo Frankenstein de nuevo la necesidad de acogotarnos otros seis meses. Y aunque los golpistas catalanes se nieguen, estarán Inés y Edmundo para hacer de palmeros y ya veremos lo que hace el PP, puesto que los varones socialdemócratas así lo demandan no sé si en comandita y por lo bajinis de acuerdo con Casado, dejando una vez más sola ante el peligro, o delante de los caballos (como más le guste) a la nueva Agustina de Aragón del PP, musa de los que defienden la batalla de las ideas, o también denominada cultural, como estaba antes de la convocatoria de las elecciones del cuatro de mayo, es decir, más sola que la una.

Se nota y se siente que Pedro está presente, desde el momento que se ha conocido que Tezanos y nuestro CIS, porque es de todos aunque lo usen para el PSOE, están trabajando a destajo, ora para determinar el albarzado que se va a pegar “Gaga_bilondo” y por tanto el PSOE de Franco y Simancas, ora para saber de qué manera los españoles aceptaríamos de buena gana más arresto, toques de queda y demás basura totalitaria que nos quieran imponer.

Ganar la batalla de Madrid solo será entonces como aquel que recuerda el mejor revolcón de su vida con la nostalgia de los años. Pero… ¡Que revolcón señores! Ni tan siquiera ella era la mejor, ni la más preparada, ahora eso sí: simpática, dulce y hasta un poco infantil en ocasiones, aunque se puede asegurar que eso en la España infantilizada de los aplausitos a las ocho, tiene su tirón.

Mientras tanto las empresas sin saber si se arranca o no, y la gente sin saber si reserva o no. Total, el que pueda que lo disfrute y el que no que se las ventile, que para eso están los comunistas, los socialistas y los liberales de acuerdo en eso mismo. Ahora bien, tengo que reconocer que le debo dar la razón otra vez a mi querida y admirada Presidenta sobre que sea como fuere, nos la van a colar de tal manera que las teles provocaran los aplausos y las lágrimas fáciles para que pasemos mejor el trago, mientras “Bego” ya estará de nuevo pensando en cambiar las mosquiteras por segundo año consecutivo del Palacio de las Marismillas para cuando disfruten del retiro estival, y quien sabe si en España estaremos hasta las trancas de la cepa de la India de tal forma, que a la pobre Isabel, solo le queden otros tres días para disfrutar de vacaciones.

En fin, siempre nos quedara la libertad de tomarnos un botellín en la terraza de debajo de casa. A tu salud y a ganar… ¡Isabel!

FRANCISCO GÓMEZ VALENCIA
Colaborador como analista político y articulista en diversos medios de comunicación entre los que se encuentran: radiocadena.es o la revista satírica, lapaseata.net. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, es decir, de Profesión “Politólogo”, de ideología algo caótica por resignación y castigo, aunque siempre orientado a la diestra como condición sin ecuanon, con tintes de católico cultural cada vez menos comprometido, especialmente desde que unos y otros nos dijeron a los liberales y a los conservadores, que nos fuéramos al no haber sitio…