«Enfoque chantaje»: Marruecos concede asilo político a Carles Puigdemont

Marruecos ha decidido conceder asilo político al ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en un nuevo y provocador movimiento contra España, que recientemente permitió la entrada en su territorio de Brahim Ghali.

Según una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí, la decisión de asilo se basó en «el principio de reciprocidad para acoger al líder independentista catalán» como respuesta a que el Secretario General del Frente Polisario visitara a España para recibir tratamiento tras contraer la Covid-19.

El País citaba a un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores español diciendo que acoger a Ghali «estaba motivado por razones puramente humanitarias». La fuente subrayó que al líder saharaui se le permitió ser hospitalizado en el país europeo porque solía vivir allí como representante del movimiento.

Las diferencias políticas se han intensificado entre Madrid y Rabat en los últimos meses, sobre todo por la demarcación de la frontera marítima, considerada por los observadores como uno de los temas más delicados que quedan sin resolver, así como por la posición de España ante el reconocimiento de Donald Trump de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental.

Estas diferencias ensombrecen a la opinión pública española, especialmente en los medios de comunicación y en los círculos políticos, que critican las políticas marroquíes, especialmente lo que llaman el «enfoque de chantaje» que utiliza Rabat al inundar la región con inmigrantes ilegales y narcotraficantes.