Fernández: «No se pueden entregar los votos a Illa para que después se los dé a Junqueras»

El candidato del PP a la Presidencia de la Generalitat de Cataluña, Alejandro Fernández, hizo este sábado un llamamiento a los catalanes ante las elecciones del próximo 14 de febrero para que no voten al cabeza de lista del PSC, Salvador Illa, porque necesitaría del apoyo de ERC para gobernar y mantener el "proceso de construcción nacional" que ha llevado a Cataluña a perder el liderazgo económico de España.

Fernández hizo esta consideración en un acto electoral celebrado en Barcelona, donde también intervino la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

«No se pueden entregar los votos a Illa para que después él se los dé a Junqueras», comentó Fernández, en alusión al líder de ERC, Oriol Junqueras, que ingresó en prisión en noviembre de 2017 por su condena a 13 años por sedición y malversación en el llamado ‘procés’.

Fernández alabó a Ayuso por su «determinación» y «firmeza» para llegar a acuerdos, y llamó «tahúres» y «trileros» al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; a Illa, a Junqueras y al ministro de Política Territorial y primer secretario del PSC, Miquel Iceta, por carecer de «convicciones» y tener «una egoísta vocación de mantenerse el poder al precio que sea y siempre destruyendo, si es necesario, la convivencia y el progreso de la sociedad».

En ese sentido, indicó que Illa es el candidato del PSC en las elecciones catalanas tras ser ministro de Sanidad para «mantener vivo políticamente a Sánchez» y que ha vuelto a la política catalana para que «siga ocurriendo lo mismo» si logra los votos suficientes para entrar en la Generalitat porque necesita a ERC.

«Mientras el proceso de construcción nacional continúe, Cataluña no irá bien», apuntó Fernández después de comentar que le gustaría que Cataluña recuperara el liderazgo económico de España, perdido en 2018 a favor de la Comunidad de Madrid después de cuatro décadas de «separatismo» o gobiernos tripartitos que fueron «minando la libertad personal» y «destruyendo la economía de la gente»

«Si Cataluña ha perdido el liderazgo no es por un enemigo conspirativo externo, sino porque aquí se han hecho las cosas mal», comentó, antes de indicar que «todo» comentó en 1990 con el inicio del «proceso de construcción nacional» liderado por Jordi Pujol, entonces al frente de la Generalitat.

Recalcó que, desde entonces, la Generalitat de Cataluña tiene más competencias, trabajadores públicos («hay que multiplicar por 200 los que había en 1990», comentó) y financiación pública, pero la región no ha mejorado económicamente.

«Cuanto más grandes son los gobiernos que intervienen en la vida de la gente, peor le va a la sociedad», comentó, antes de destacar que «desde 1990 se ha ido alimentando en Cataluña un monstruo elefantiásico y gigantesco de administración pública» con «vocación de coparlo todo» y que «ha ido socavando el sector privado paulatinamente para acabar interviniendo en todas las facetas de la vida».