febrero 28, 2024
NOTICIAS

Francia se echa a la calle contra las medidas de control del Covid

A partir del lunes, hará falta presentar un certificado de vacunación, un test PCR negativo o un certificado de recuperación de la enfermedad para poder acceder a los cafés y restaurantes, salas de espectáculo y ferias profesionales, o para realizar un trayecto largo en avión, tren o bus.

Decenas de miles de personas salieron a protestar este sábado en Francia por cuarto fin de semana consecutivo contra las medidas de control de covid-19, como el pase sanitario y la vacunación obligatoria para el personal sanitario.

Para este sábado, se habían convocado protestas en más de 150 ciudades, unas marchas que coincidieron con un nuevo mensaje del presidente, Emmanuel Macron: “vacúnense”, justo cuando la cifra de franceses que recibieron al menos una dosis alcanza los 44 millones (casi el 66% de la población).

A partir del lunes, hará falta presentar un certificado de vacunación, un test PCR negativo o un certificado de recuperación de la enfermedad para poder acceder a los cafés y restaurantes, salas de espectáculo y ferias profesionales, o para realizar un trayecto largo en avión, tren o bus.

Promovidas por Macron para incentivar la vacunación y contener una epidemia que vuelve a estar en expansión, las medidas chocan con numerosos detractores, que las ven como un ataque a las libertades civiles.

“Macron, no quiero tu pase [sanitario]” o “Macron, no queremos ni verte” fueron algunos de los lemas escuchados en el centro de París, en una protesta con varios miles de personas, con numerosos “chalecos amarillos” entre ellos.

En el departamento de Provenza-Alpes-Costa Azul, en la costa Mediterránea, al menos 37.000 personas se manifestaron en ciudades como Toulon, Niza o Marsella.

Miles de personas se manifestaron también en ciudades como Toulouse (sur, 5.000), Nantes (oeste, 5.300), Burdeos (suroeste, 3.300) o Lyon (este, 2.500).

El Ministerio de Interior cifró en al menos 204.000 los manifestantes del pasado 31 de julio (eran 161.000 una semana antes).

“Esperamos más o menos el mismo número de manifestantes” el sábado, pronosticaba una fuente policial.

Buena parte de los manifestantes, algunos vacunados, ven en esta imposición del pase sanitario una “obligación camuflada para vacunarse” y “una sociedad de control”, y temen que los empleadores puedan suspender temporalmente el contrato de un trabajador si este no tiene el pase en regla.

También los hay que rechazan ser usados “como cobayas” de las nuevas vacunas.

En tanto, en la ciudad de Cambrai (norte), donde se reunieron un centenar de manifestantes, algunos comercios estaban cerrados como forma de protesta.

La semana pasada se vivieron, en algunas marchas, enfrentamientos con las fuerzas del orden y se insultó a los medios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad