julio 24, 2024
PÍLDORAS INFORMATIVAS

La artista iraní Mojan, relata su calvario en la prisión de Evin

No es la primera vez que Mojan es detenida. La historia comienza hace cinco años cuando la pintora expuso sus obras sobre la anatomía del cuerpo femenino en su galería y en su cuenta de Instagram. En ese momento las mujeres ya están en la calle. Es el movimiento "Chicas de la Calle de la Revolución".

Mojan, pintora iraní y antigua galerista, acaba de llegar a Francia. Tras un mes en prisión, fue puesta en libertad provisional y consiguió salir del país. Es testigo de los métodos utilizados por el régimen islámico de Teherán para reconocer, detener, interrogar y castigar a quienes llevan manifestándose desde mediados de septiembre de 2022 en las calles para exigir libertad y democracia.

Reconocida en fotos tomadas por los servicios de seguridad durante las recientes manifestaciones contra el régimen iraní en Teherán, Mojan fue detenida en su domicilio una mañana de noviembre. «Eran las 9 de la mañana. Llamaron al timbre. Unas veinte personas. Había dos mujeres entre ellos», afirma.

“Fotografiaron las cuatro esquinas de la casa, grabaron vídeos. Lo registraron todo, pusieron mi habitación patas arriba y metieron todas mis cosas en bolsas de basura para llevárselas… Mi hermana se interpuso para impedir que me llevaran. La empujaron violentamente. Tenía la cara hinchada”, explica .

Se llevaron a Mojan en un coche escoltado por otros dos vehículos. Las dos agentes que la rodeaban en el asiento trasero no dejaban de pedirle que bajara la cabeza. «Recorrimos casi dos kilómetros antes de que el coche se detuviera bajo un puente. Un hombre se me acercó, me dio una venda y me ordenó que me la pusiera en los ojos. Cambiamos de coche y nos fuimos», dice Mojan, temblando.

«¿Adónde me llevan?», preguntaba repetidamente la joven. «¡Silencio! Cállate, no digas nada», dice que le respondieron los agentes.

El coche se detuvo después de lo que para ella le pareció un trayecto interminable. La sacaron y la hicieron caminar, aún con los ojos vendados, hasta que oyó el portazo de una puerta metálica. Le quitaron la venda de los ojos: «¡Está en Evin, pabellón 209!

Le ordenaron que se quitara las joyas. «El oficial que estaba detrás del mostrador, mientras me entregaba el uniforme de las presas, no paraba de pedirme que bajara la cabeza para que no me vieran». «A partir de ahora, se le llamará con el número XXXX. Cuando oigas este código, prepárate», le informó el hombre. Cuando llegó a su celda, el guardia le entregó una bolsa de basura para que metiera en ella su propia ropa.

«Patadas, latigazos”

A partir de ese día, comienzan los interrogatorios. «Todos los días, de 17:00 a 23:00, me llevaban a una sala de interrogatorios. Me golpearon, patearon y azotaron. Y me insultaron, me amenazaron de violación y de muerte. A veces, después de los interrogatorios, me ponían inyecciones, ¡pero yo no sabía qué tipo de producto era! No me violaron físicamente, pero me amenazaban constantemente con ello”, afirma.

Durante los interrogatorios, «me enseñaron mis fotos en medio de la multitud y me hicieron preguntas sobre las personas que aparecían en ellas. No los conocía. Me preguntaron para quién trabajaba, en qué organización, en qué partido… Acababa de participar en las manifestaciones por las mujeres, por la juventud, por nuestra libertad y por mi país”, continúa.

Los agentes que interrogan, según Mojan, van siempre encapuchados y parecen preocupados por el miedo a ser reconocidos. A menudo la interrogan sobre lo que sabe de ellos, repitiendo: «¿Qué has contado de nosotros? ¿Qué estáis difundiendo sobre nosotros? Psicológicamente, están destrozados», dice Mojan. “Realmente creo que tienen miedo, porque saben que esta vez el pueblo no va a abandonar la lucha. Saben que este es el fin de su gobierno. Un reinado basado en la represión con armas y porras”, dice Mojan.

‘Estaba hecha un guiñapo’

El calvario continuó durante 30 días, en régimen de aislamiento, sin abogado, dice: «Me dijeron que no podía pedir un abogado ni ver a mi familia”.

Su familia luchó para encontrar a Mojan, cuando supieron que estaba en la prisión de Evin, reunieron el dinero para pagar la fianza y quedó en libertad provisional.

El día de su puesta en libertad, le comunicaron que iba a comparecer ante el tribunal. El agente le pidió que le diera el número de teléfono de algún familiar. «Estaba tan perdida, no entendía nada. No recordaba ningún número. Me llevaron a una plaza y me tiraron del coche. Estaba hecha un guiñapo, pedí a los transeúntes que me ayudaran y me llevaran a casa», cuenta la joven.

No es la primera vez que Mojan es detenida. La historia comienza hace cinco años cuando la pintora feminista expuso sus obras sobre la anatomía del cuerpo femenino en su galería y en su cuenta de Instagram. En ese momento las mujeres ya están en la calle. Es el movimiento «Chicas de la Calle de la Revolución».

Cada una de ellas blande su velo al final de una vara para protestar contra los códigos de vestimenta y exigir la igualdad de derechos. Como era de esperar, Mojan es una de esas manifestantes. La descubren, cierran su galería y recibe advertencias. Decide abandonar su país. A finales de 2018 llegó a Francia. Pero continuó recibiendo amenazas. Al principio, no dio demasiada importancia a estas advertencias, pero la presión sobre su familia y la intimidación perpetrada contra ella se hicieron cada vez más insoportables y decidió regresar a Irán.

Fue detenida en el aeropuerto a su llegada y pasó 55 días en prisión. «¿Qué hiciste en el extranjero? «Sólo actividades culturales», respondió. «¡Eso es mentira! Se trata de actividades políticas”. El veredicto fue: «Cinco años de prisión, uno en suspenso, y 60 latigazos”. Tampoco esta vez se permitió a Mojan ni abogado ni visitas. Fue puesta en libertad bajo fianza. En 2021, volvió a la cárcel durante un año… Y cuando fue puesta en libertad, siguió haciendo campaña, colaborando con defensores de los derechos al transmitir información sobre el trato a los presos del que había sido testigo.

La esperanza sigue viva

En septiembre de 2022 estalló la revuelta de las chicas, seguida y apoyada por los hombres, tras la muerte de Mahsa Amini, una joven de 22 años, en los locales de la policía después de ser arrestada por llevar mal puesto el velo. Se une «inevitablemente y con entusiasmo» a las protestas. Está en la calle, día y noche, pintando las paredes y escribiendo lemas contra el régimen.

Fue fotografiada y detenida. Pasó 30 días en prisión. En cuanto fue puesta en libertad, su familia le pidió que abandonara el país para siempre. «Aunque te enteres de que he muerto, no volverás», le dice su madre.

Mojan se considera afortunada. Fue muy afortunada. No ha olvidado los gritos y llantos que escuchó en los pasillos de la prisión de Evin, pero pudo escapar y exiliarse.

«Lo que es incomprensible es la reputación de Evin. Algunas personas, sobre todo en el exterior, piensan que es la prisión más horrible de Irán. Pero no saben lo que ocurre en otras prisiones. Allí se masacra a jóvenes sin que sus familias sepan siquiera dónde están”, denuncia.

Durante casi tres semanas, desde su llegada a Francia, Mojan no ha tenido noticias de su familia. Tampoco intentará conseguir nada. «Es mejor para todos». A pesar de todo, sigue siendo más optimista que nunca y está decidida a continuar su lucha. «Estoy segura de que les ganaremos. No importa lo que tarde. El pueblo, las mujeres y los jóvenes están decididos a derrocar este régimen bárbaro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad