mayo 18, 2024
MÁS NOTICIAS

Lo peor está por llegar: la inflación en España seguirá en máximos no vistos en 30 años

El pronóstico sobre 2022 es el más pesimista de todos cuantos se han publicado este año y el primero que tiene en cuenta los efectos del embargo del crudo ruso implantado por la Unión Europea.

La OCDE ha hecho públicas este miércoles sus proyecciones para la economía mundial y no traen buenas noticias para España. Según el organismo, el IPC promediará en el país este año un 8,1% y se suavizará hasta el 4,8% en 2023. Esto significa que al menos hasta 2024 la inflación seguirá en máximos que no se veían en los últimos 30 años. Para encontrar un año en el que el IPC promediara más del 8,1% habría que remontarse a 1986, cuando el índice alcanzó un 8,8%. Pero es que el 4,8% previsto para 2023 no tendría precedentes desde 1992, que cerró con un 5,9%.

«La inflación se moderará en 2023, pero seguirá siendo alta debido al impacto del embargo del petróleo ruso de la UE», explican los autores del informe, en referencia a España. Además, señalan que «hay riesgo de que una inflación mayor pueda afianzarse» si se producen nuevas sacudidas en los mercados energéticos o si empieza a trasladarse con más fuerza a salarios y precios.

Las previsiones de inflación de la OCDE dejan pequeña cualquier otra estimación publicada para este año y sobre todo para el siguiente. Hasta el momento, el Banco de España era el organismo que había vaticinado datos peores, con un IPC promedio del 7,5% en 2022 que se reduciría al 2% en 2023.

Otro de los elementos preocupantes del informe es la elevada inflación subyacente -la que mide aumentos de precios pero sin contar los productos energéticos y los alimentos no elaborados- que se prevé para ambos ejercicios. En 2023, prácticamente toda la inflación esperada es culpa del núcleo subyacente. ¿Esto qué quiere decir?, que precios que tradicionalmente son más estables volverían a subir al mismo ritmo que en 2022. Una señal de que la inflación se está volviendo cada vez más persistente.

Más allá de los precios, la institución ha asestado también un fuerte recorte a su anterior previsión de crecimiento, anterior a la guerra en Ucrania. La OCDE estima que la economía española se expandirá un 4,1% este año y un 2,2% en 2023. El pronóstico sobre 2022 es el más pesimista de todos cuantos se han publicado este año y el primero que tiene en cuenta los efectos del embargo del crudo ruso implantado por la Unión Europea.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad