Margarita Robles se equivocó

Por el Coronel Enrique de Vivero

El pasado mes de enero asistimos a la renuncia como JEMAD del General del Aire Ángel Villarroya Vilalta. La dimisión del JEMAD, obedeció a la nunca aclarada por la Subsecretaria de defensa ni su jefe de gabinete sobre las normas de vacunación de altos cargos en el EMAD.

Por parte de la Ministra de Defensa prevaleció el respaldar al área política de su ministerio y propiciar la dimisión del JEMAD, General Ángel Villarroya.

El General Villarroya expresó en su despedida «me voy con la conciencia tranquila», ponía de manifiesto el JEMAD que había actuado con conocimiento de sus jefes políticos, que no lo defendieron, sabían estos que el General Villarroya era un militar , un hombre de honor, leal con sus jefes, aunque no se lo mereciesen y no iba realizar declaraciones comprometedoras.

Parece ser que dos mese después de la dimisión del General Villarroya , a la Ministra le remuerde la conciencia y quiere premiar al antiguo JEMAD con un destino acorde a su categoría y preparación, para compensar la falta de apoyo y lealtad que mostró con su principal colaborador en el Ministerio de Defensa.

El martes 16 de marzo de 2021 se publicaba en el BOD la designación del General del Aire D. Ángel Villarroya Vilalta como Consejero de Defensa de la Misión Observadora Permanente de España en OEA. Con este nombramiento parece ser que pretende la Ministra desagraviar al dimitido JEMAD.

Señora Ministra en los ejércitos se apoya y se respalda a los subordinados, no se les deja caer, si algún político se ha equivocado y no quiere dar la cara, no sacrifique usted a un hombre de honor y militar de categoría con una excelente preparación.

Me alegro por el destino que se le ha proporcionado al General Ángel Villarroya , ahora podrá trabajar más tranquilo lejos de políticos como usted que no son capaces de mantener la lealtad con sus subordinados.

Señora Ministra debería haber cesado a su Subsecretaria y presentar usted la dimisión.

No le ha hecho usted ningún favor al General Villarroya, ya han empezado a correr los rumores por pago de guardar silencio.

Señora Ministra recuerde a partir de ahora el verso 20 del cantar de Mío Cid , «Que buen vasallo si tuviese buen señor»

ENRIQUE DE VIVERO
Enrique de Vivero (Tetúan, 1950) es coronel de la Legión. Ha ocupado distintos destinos en Cuerpos de Élite del Ejercito, entre ellos fue designado por el Ministro de Defensa Coronel del Primer Tercio de la Legión de la Guarnición de Melilla. En el extranjero destacan, su paso por El Salvador, en la Misión para mantenimiento de la paz de Naciones Unidas “ONUSAL” (1992-1993), Argentina, en la Escuela Defensa nacional (1998) y finalmente en Brasil donde fue Profesor de la Escuela de Estado Mayor y Oficial de Enlace (2005 a 2008). En su haber tiene otorgadas entre otras, la Placa de la Orden de San Hemenegildo, Cruz al Mérito Naval, Medalla de la Defensa Nacional Categoría Oro del Ejército Francés, Medalla del Pacificador del Ejército Brasileño, Medalla ONUSAL de las Naciones Unidas y Medalla de la Paz de Marruecos. Es autor de varias publicaciones sobre geopolítica, entre ellas para la Revista Internacional de Defensa y la Revista Extoikos; habla inglés y portugués.