¿Censuran a Blancanieves? Critican que el beso con el príncipe “no fue consensuado”

El parque temático de Disney​ en California reabrió sus puertas el último fin de semana tras un largo cierre por la pandemia de coronavirus, y el retorno de uno de los principales atractivos turísticos ya tuvo su primera polémica sobre uno de los clásicos favoritos: el beso "no consensuado" que el príncipe le da a Blancanieves para despertarla.

El paseo dedicado a aquel personaje fue completamente renovado para que los visitantes puedan caminar por las escenografías de la película: el recorrido, que antes terminaba con la muerte de la Reina Malvada, finaliza ahora con el beso del príncipe que le devuelve la vida a Blancanieves después de la mortal mordida a la manzana envenenada.

En la nueva versión, se adoptó como final de la atracción el mismo epílogo de la clásica película animada de 1937, ganadora del premio Oscar: se trata del «beso del amor eterno» del príncipe que permite liberar a Blancanieves del hechizo, ahora cuestionado por no haber sido «consensuado».

«Blancanieves está dormida y, por lo tanto, el beso no fue consensuado», fue la polémica lanzada online por dos periodistas de SFGate que revisaron una de las atracciones más antiguas del parque que inauguró el propio Walt Disney en 1955.

«No puede ser un beso de amor verdadero si solo una persona, en este caso el príncipe, sabe lo que está pasando», escribieron los periodistas en la edición digital del San Francisco Chronicle.

«¿No estamos ya de acuerdo en que el tema del consenso en los primeros filmes de Disney es un aspecto problemático? ¿Y que enseñar a los niños que besar a una persona, si ambos no están de acuerdo, no está bien?», se preguntaron.