Nuestra ESPERANZA…

Con Francisco Gómez Valencia

La lideresa en la sombra nació con el don de la oportunidad. Y presentando su libro en plena campaña, le canta las 40 al pusilánime Pablo Casado, recordando para que llegó y su discurso de investidura. Lamenta comprobar después en lo que se ha convertido sacando a Cayetana para acercarse a Inés, apoyando leyes a Sánchez una tras otra y a él mismo, en las declaraciones en la RAC1 en las elecciones catalanas machacando al bueno de Alejandro Fernández.

Se identifica con Ayuso, a la que pone con razón por las nubes y la declara defensora del centro derecha, cercana a los postulados de Aznar en vez de a los del burócrata Rajoy, al cual la batalla ideológica le parecía «un lío». Y así pasó, que invitó a liberales y conservadores a irnos, como así hicimos.

La gente de Aguirre, los de siempre, los auténticos rebeldes disidentes del PP de Madrid, atendimos a su llamada hace dos años en nombre de una Ayuso a la que por supuesto apoyamos, al reconocer a ESPERANZA, en ella.