Víctimas y PP denuncian un homenaje al etarra que ayudó a los asesinos de Miguel Ángel Blanco

El presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, Covite y la Fundación Miguel Ángel Blanco, entre otros dirigentes políticos y colectivos de víctimas, han denunciado el homenaje que varios jóvenes realizaron el martes a Ibon Muñoa, condenado por dar información al comando de ETA que asesinó a Miguel Ángel Blanco en julio de 1997. El ex preso de la banda, que fue concejal de Herri Batasuna en Eibar, abandonó la prisión este pasado domingo.

En la fotografía que han compartido en las redes sociales se ve a una treintena de jóvenes detrás de una pancarta en la que se puede leer ‘Ongi etorri Ibon, amnistia ipar zuekin gaude’. Está firmada por Ikasle abertzaleak. No se señala dónde está captada. «Estos jóvenes proetarras así homenajeaban y aplaudían ayer al chivato de ETA que pasó la información para que asesinaran a mi joven compañero y amigo Miguel Ángel Blanco, concejal de Ermua del PP vasco», ha señalado Iturgaiz.

Muñoa quedó en libertad tras haber cumplido veinte años en prisión como cómplice del asesinato de Blanco. El recluso abandonó el centro penitenciario de Córdoba, donde varios familiares y amigos le recibieron a la salida mostrando ikurriñas y carteles reclamando el regreso de los reclusos de la banda terrorista «a casa». También aparecieron diversas pancartas en su apoyo en las calles de su localidad natal.

Muñoa fue condenado a 33 años de prisión en 2003 por la Audiencia Nacional, que no encontró pruebas suficientes para demostrar que fue cooperador necesario del crimen, pero sí certificó su complicidad. La sentencia dio por probado que alojó en su casa y ofreció su vehículo particular a los autores materiales del crimen.