mayo 20, 2024
OPINIÓN

Acto de equilibrio israelí entre Rusia y Ucrania

Por Batu Coskun

Israel se ha mantenido en gran medida cauteloso con su manejo de la invasión rusa de Ucrania. Si bien las autoridades israelíes han hablado en defensa de la integridad territorial y la soberanía de Ucrania, han limitado su condena de la agresión rusa, a menudo sin nombrar a Moscú en las declaraciones. Como testimonio de esta cautela, el primer ministro israelí Naftali Bennett visitó Moscú esta semana, asumiendo el papel de negociador informal entre las partes en conflicto, probablemente a instancias de Zelenskyy. Después de una larga reunión con Vladimir Putin, Bennett viajó a Alemania, dando la impresión de que sus esfuerzos de meditación están en línea con los de Occidente.

Israel entre Rusia y Kiev

Israel se encuentra en medio de una posición única pero precaria, ya que es uno de los pocos países que mantiene una relación de trabajo tanto con Moscú como con Kiev. Rusia y Ucrania son fuentes importantes de emigración judía a Israel, con más de un millón de hablantes de ruso. De hecho, muchos oligarcas rusos, como Roman Abramovich, también tienen la ciudadanía israelí, lo que complica aún más el asunto. Además, Israel depende en gran medida de las garantías de seguridad rusas para preservar la integridad de sus operaciones en Siria contra Hezbolá y otras milicias respaldadas por Irán. Todos estos factores se ven agravados por la alianza de Israel con Estados Unidos, lo que complica la posición de Israel como interlocutor entre Rusia y Ucrania.

La debacle ucraniana también presenta una oportunidad para que el primer ministro de Israel, que es un novato en asuntos internacionales en comparación con su predecesor, distinga sus habilidades de arte de gobernar. Bennett está hambriento de una victoria pública internacional, solidificando su posición como la alternativa de Netanyahu entre la derecha israelí. El papel de Bennett como mediador entre Putin y Zelenskyy ya se ha convertido en un tema polémico de debate político en Israel, proyectando la larga sombra y el legado perdurable del ex primer ministro Benjamin Netanyahu en los procedimientos de Bennett.

El factor ruso en la seguridad israelí

La renuencia de Israel a pronunciarse contra Rusia se deriva de una serie de cálculos que los israelíes consideran vitales para preservar la arquitectura de seguridad distintiva del país. Rusia actúa como un intermediario principal para Israel en Siria, en la que a los israelíes se les ha dado margen de maniobra para perseguir y atacar a las milicias chiítas respaldadas por Irán que son vistas como hostiles. Este acuerdo único ha demostrado ser esencial para la estrategia de Israel para combatir a Hezbolá y otros grupos respaldados por Irán que se han multiplicado en Siria y han almacenado armas, lo que a su vez ha aumentado las percepciones de amenaza de los israelíes.

Israel es capaz de funcionar en Siria por la gracia de Rusia, que ejerce un control casi total del espacio aéreo del país devastado por la guerra. Por lo tanto, Israel considera un gran incentivo para mantener su relación con Moscú, de ahí la respuesta silenciosa a la situación en Ucrania. Cualquier percance en la relación podría resultar en que Israel sea excluido de las operaciones en Siria, lo que se sumaría a la lista de crecientes preocupaciones de seguridad del país.

En segundo lugar, Israel ha llegado a ver a Rusia como un actor importante en el Medio Oriente mucho más allá del alcance de Siria. Rusia tiene influencia en las negociaciones nucleares iraníes ha elevado su relación con las monarquías del Golfo y se ha posicionado constantemente en la región en lugar del liderazgo estadounidense. Por lo tanto, Israel está muy motivado para mantener sus lazos con Moscú, y teme igualmente una mano dura de Putin si denunciara explícitamente la agresión rusa. Rusia podría empoderar indirectamente a Irán, Hezbolá y otros actores hostiles si los israelíes se unieran al coro occidental para condenar a Rusia. Por lo tanto, la decisión de Israel de abstenerse de una condena abierta, al tiempo que persigue el diálogo con ambas capitales, es parte de una estrategia más amplia que considera que la cooperación con Rusia es esencial para la seguridad israelí.

La toma de decisiones en Israel está determinada en última instancia por los cálculos de seguridad. Dado que Rusia se ha vuelto tan central para la arquitectura de seguridad de Israel en sus inmediaciones, habría sido poco realista esperar que los israelíes se involucraran en esfuerzos para antagonizar a Moscú. En cambio, Israel ha optado por un curso de compromiso que busca transformar una situación potencialmente contenciosa con Moscú en una plataforma para el diálogo, la mediación y una apertura para que Israel intente realizar esfuerzos diplomáticos más altos.

El legado de Bennett

Los ámbitos políticos nacionales e internacionales están intrínsecamente vinculados en Israel. Netanyahu dirigió su campaña sobre la gran relación que mantuvo tanto con Trump como con Putin. A menudo se presentaba como la única persona que podía enfrentarse a los líderes en Occidente, y desfilaba como un duro negociador. Los Acuerdos de Abraham, la decisión de Washington de trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén y la decisión de Trump de retirarse del acuerdo nuclear con Irán fueron todas victorias para Netanyahu que a su vez se transformaron ampliamente en propaganda electoral.

Bennett no goza del mismo prestigio internacional que Netanyahu. Todavía es desconocido para la mayoría de los líderes mundiales, tiene poca experiencia en foros multilaterales y no sale con la misma franqueza que Netanyahu tiene al abordar los entornos internacionales. Después de todo, Netanyahu tiene un profundo conocimiento del sistema político estadounidense, se ha dirigido al Congreso y es un veterano de la Asamblea General de la ONU. Este marcado contraste entre los dos ha encendido un debate en Israel, lo que ha llevado a algunos expertos a afirmar que Netanyahu habría sido un negociador mucho más efectivo para tratar con Putin.

La crisis se ha transformado así en un estancamiento político de alto riesgo en Israel.

A Bennett se le presenta una plataforma para eclipsar el legado de Netanyahu, lo que tendría ramificaciones políticas sísmicas para la derecha israelí. Si bien los incentivos políticos son realmente inmensos, también lo son los riesgos si los esfuerzos de mediación de Israel terminaran siendo deficientes. Tomando una apuesta importante, pero también disfrutando de un impulso a su popularidad nacional, Naftali Bennett ahora tiene la oportunidad de demostrar su valía.

Si bien Israel es un mediador poco probable entre Rusia y Ucrania, y Bennett es un candidato aún más improbable para la negociación, la oportunidad parece haber aterrizado en él. La reunión de Bennett con Putin y sus nuevas reuniones con los europeos podrían muy bien transformarse en el cenit de su carrera política y podrían llevarlo a un terreno mucho más seguro en el ámbito de la política israelí.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad