junio 18, 2024
OPINIÓN

Turquía presiona para prohibir las críticas al islamismo en Europa

Por Martha Lee

La edición más reciente de un informe anual sobre la islamofobia en Europa, producido con el respaldo del presidente turco Recep Tayyip Erdoğan, indica que Ankara ha encontrado un grupo de académicos y activistas estadounidenses y europeos dispuestos a promover la propaganda islamista y la desinformación en Europa.

La edición de 2020 del Informe Europeo sobre Islamofobia (EIR), publicado por el Instituto Leopold Weiss y sus socios académicos en diciembre de 2021, presenta al presidente francés Emmanuel Macron en su portada, una consecuencia, al parecer, de los esfuerzos contra islamistas de su gobierno.

A pesar de la participación del régimen turco en el informe anual, el EIR ha disfrutado previamente de una generosa financiación de la Unión Europea (UE) y, más recientemente, del apoyo y la colaboración de las instituciones académicas estadounidenses.

El informe, coeditado por Enes Bayrakli, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Turco-Alemana con sede en Estambul, y Farid Hafez, un académico austriaco que se dice que es cercano a la Hermandad Musulmana, es otro intento de convertir en arma la «islamofobia» y promover los intereses del régimen turco al oponerse al contraislamismo a través del pretexto de defender a los musulmanes comunes y combinar la violencia antimusulmana genuina con los esfuerzos legítimos contra el terrorismo.

Mientras promocionaban su informe en los últimos años, los editores de EIR incluso han pedido la criminalización de la islamofobia, que por su definición parece incluir críticas al partido gobernante de Turquía. El informe de 2020, por ejemplo, señala las críticas de los medios de comunicación albaneses a un proyecto de ley presentado ante el parlamento turco que, de ser aprobado, habría permitido a los violadores evitar el enjuiciamiento si podían convencer a sus víctimas de casarse con ellos. Tal crítica, anuncia el informe, no es más que «turkofobia».

Ediciones anteriores

Esta es la sexta edición del informe. Tras su lanzamiento en 2015, el EIR se presentó como una publicación anual que tenía como objetivo «documentar y analizar las tendencias en la propagación de la islamofobia en varios estados europeos». Inicialmente, su publicación formaba parte del Diálogo de la Sociedad Civil UE-Turquía, un programa que fue «indirectamente [gestionado]» por Turquía y financiado por el Instrumento de Ayuda Preadhesión de la UE a los países candidatos. El EIR recibió más de $ 130,000, antes de que la UE dejara de financiarlo en 2017.

El informe de este año tiene casi 900 páginas, comprende perfiles de 31 países europeos y está escrito por 37 colaboradores, incluidos varios activistas islamistas. Cada capítulo ofrece una cronología detallada de los eventos «islamófobos», así como «recomendaciones de políticas específicas de cada país para contrarrestar este fenómeno».

Términos cambiantes

Como el EIR afirma que una definición de trabajo de islamofobia está «en el corazón de [su] proyecto», habría sido razonable esperar que esta definición, sin importar cuán irrazonable sea, al menos sería consistente.

Los informes de años anteriores definieron la islamofobia como el racismo antimusulmán, describiendo además a los islamófobos como «un grupo dominante de personas que tienen como objetivo apoderarse, estabilizar y ampliar su poder mediante la definición de un chivo expiatorio, real o inventado, y excluir a este chivo expiatorio de los recursos / derechos / definición de un ‘nosotros’ construido».

Pero el EIR publicado a fines del año pasado (y que cubre los eventos de 2020), introduce un cambio interesante: la definición de islamófobo ahora se ha ampliado para incluir a los propios musulmanes: «por lo tanto, es irrelevante si la persona que reproduce estructuras islamófobas, es el mismo musulmán o no».

Este cambio está dirigido no solo a los musulmanes reformistas activos en Occidente, a quienes los grupos islamistas y sus compañeros de viaje han atacado cada vez más como «antimusulmanes» en los últimos años, sino también a los estados de mayoría musulmana que han tomado medidas enérgicas contra los islamistas.

Por ejemplo, el editor de EIR, Enes Bayrakli, ha expresado su preocupación por «algunos países ‘musulmanes’ como los Emiratos Árabes Unidos (EAU) que [apoyan] financieramente a los círculos antimusulmanes». Y Hatem Bazian, jefe del socio de EIR, el Centro de Estudios de Islamofobia en Berkeley, California, acusó recientemente a los estados de mayoría musulmana, incluidos los Emiratos Árabes Unidos y Marruecos, de «utilizar una forma de islamofobia al tratar de reclutar o elaborar al buen musulmán del mal musulmán». Si bien Bazian, por supuesto, no usa el término «islamista», evidentemente sostiene la opinión de que oponerse al islamismo es una forma de islamofobia.

Una lógica similar impregna el EIR. En la sección francesa, por ejemplo, los autores sugieren que Francia «reconozca la islamofobia como una forma específica de racismo y la combata adecuadamente en todas las esferas», lo que aparentemente significa «abandonar» la legislación antiislamista «ya que ataca y criminaliza excesivamente a los musulmanes franceses».

Las recomendaciones políticas de los autores franceses para la Unión Europea (UE) incluyen la sugerencia de que «evalúe y reconozca el impacto discriminatorio de las medidas contra la radicalización y el terrorismo».

La oposición a las medidas de «lucha contra el terrorismo» es reveladora. Si bien el EIR afirma repetidamente que se opone al racismo antimusulmán, confunde deliberadamente casos inexcusables de violencia real impulsada por el odio, como mezquitas que son «quemadas» y mujeres musulmanas atacadas, con políticas de «lucha contra el terrorismo» y legislación contra la radicalización.

Los imanes condenan el informe

El EIR está demostrando ser bastante divisivo. El informe, por ejemplo, ha sido condenado por categorizar a la parlamentaria croata Marijana Petir como islamófoba debido a sus esfuerzos por abogar por los cristianos que sufren opresión en los países de mayoría musulmana.

Esto fue demasiado para Mohammad Baqir Al-Budairai, presidente del Consejo Global de Imanes, un organismo que representa a más de 1.000 líderes musulmanes en todo el mundo. Rechazamos esta acusación y la consideramos falsa, inexacta, irresponsable y difamatoria», declaró Al-Budairi.

Fundamentos islamistas

En años pasados, el EIR fue producido por la Fundación para la Investigación Política, Económica y Social (también conocida como la Fundación SETA). SETA fue nombrada por el gobierno alemán como una «organización de fachada» para el régimen turco a principios de 2021. SETA trabaja, afirman los funcionarios alemanes, para «difundir los puntos de vista del actual gobierno turco en el idioma alemán a través de la apariencia de ciencia e investigación». Según Berlín, los informes publicados por SETA se utilizan para construir «presión contra los opositores del gobierno turco».

Curiosamente, la edición de este año de EIR es la primera en no mencionar a SETA como su editor. En cambio, el informe acredita al Instituto Leopold Weiss, con sede en Austria, que ha trabajado en el EIR con SETA en el pasado, así como a seis instituciones estadounidenses que se describen como nuevos «socios de cooperación»: la Asociación Internacional Independiente de Estudios e Investigación (IISRA); el Centro de Seguridad, Raza y Derechos de la Universidad de Rutgers (CSRR); los estudios de etnias y diásporas árabes y musulmanas (AMED) en la Universidad Estatal de San Francisco; y tres instituciones de la Universidad de California, Berkeley: el Othering & Belonging Institute, el Islamophobia Studies Center (ISC) y el Islamophobia Research and Documentation Project (IRDC).

Varias de estas instituciones tienen vínculos islamistas. IISRA fue fundada por el prominente académico y activista islamista Hatem Bazian; la profesora canadiense Jasmine Zine, que descarta las políticas de seguridad como islamofobia; y el académico con sede en el Reino Unido Salman Sayyid, quien argumenta que los desafíos que enfrentan los musulmanes solo pueden resolverse mediante una «política en nombre del Islam». Bazian también dirige el ISC y el IRDC en Berkeley. El CSRR de Rutger fue fundado por el profesor Sahar Aziz, que forma parte de la junta directiva de DAWN, el think tank islamista fundado por Jamal Khashoggi. En cuanto a AMED, una vez invitó a la terrorista palestina Leila Khaled a hablar en un evento sobre «Género, Justicia y Resistencia».

Además de SETA y la asociación oficial turca con la UE, el EIR ha sido apoyado constantemente por la nomenklatura turca. El evento de lanzamiento de SETA de la primera edición de EIR en 2016, por ejemplo, contó con la presencia de İbrahim Kalın, director fundador de SETA y portavoz del presidente Erdoğan, quien pronunció el discurso de apertura, en el que describió la islamofobia como «no solo un veneno que intoxica al Islam y las relaciones occidentales», sino que también la describió como una nueva forma de racismo.

En 2017, la conferencia magistral fue impartida por el entonces ministro turco de Asuntos de la Unión Europea, Omer Celik, quien denunció la «islamofobia» como un «racismo cultural» que «afecta gravemente la vida de los musulmanes europeos».

Como cada presentación de EIR aparentemente requiere la presencia de un funcionario turco de alto rango, el discurso en el evento de 2018 fue pronunciado por el Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu. Esta presentación marcó el comienzo de un tono más agresivo hacia Europa, tal vez como represalia por la decisión de la UE de dejar de financiar el EIR. Según la agencia estatal turca Anadolu, Cavusoglu «instó a los países europeos a incluir la islamofobia como un crimen en su constitución, sin esperar a que se desarrolle una situación similar al Holocausto», y acusó a los políticos y medios europeos de usar «terminologías inexistentes como el ‘islamismo'».

El EIR 2018 se lanzó en dos eventos separados en 2019. El primero tuvo lugar en Varsovia y fue organizado por la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Mehmet Paçacı, un diplomático turco que anteriormente se desempeñó como agregado a la presidencia de asuntos religiosos en la embajada turca en Washington D.C, pronunció el discurso de apertura. Paçacı es ahora el «Representante Personal del Presidente en ejercicio de la OSCE para combatir la intolerancia y la discriminación contra los musulmanes».

Otro evento tuvo lugar un mes después, en octubre de 2019, esta vez con Faruk Kaymakci, el «viceministro de Asuntos Exteriores y director de asuntos de la UE» de Turquía. Después de referirse al informe EIR como evidencia del aumento de la islamofobia en Europa y el desafío que esto plantea a la UE, Kaymakci sugirió que Turquía se una a la UE como un «antídoto» para este tema, ya que «mejoraría la integración de los musulmanes en la UE», y agregó que «desde este punto de vista, tenemos una perspectiva visionaria». Kaymakci declaró que sin la membresía de Turquía, «la UE será vista como un club cristiano imperialista».

En 2020, la pandemia de COVID-19 obligó a SETA a reemplazar la presentación tradicional con un seminario web en el que el discurso de apertura sobre el racismo antimusulmán fue pronunciado por Farhettin Altun, Director de Comunicaciones de la República de Turquía.

En su discurso, Altun denunció a los «principales partidos políticos» europeos por «[apropiarse] del racismo antimusulmán y [apaciguar] a los extremistas». Altun concluyó que «la República de Turquía había tomado medidas históricas para combatir la discriminación religiosa bajo el liderazgo del presidente Recep Tayyip Erdoğan».

Altun también criticó a los medios occidentales por haberse centrado en los musulmanes europeos que se unen al Estado Islámico o Al-Qaeda mientras «ignoraba o celebraba a los combatientes terroristas extranjeros que se unían a las filas del PKK [un movimiento nacionalista kurdo designado], y agregó que estos últimos «representan una seria amenaza para los musulmanes en Europa». Pero Ankara representa una amenaza propia: según las investigaciones francesas y belgas del asesinato en 2013 de tres activistas de alto rango del PKK en París, la evidencia implica a los servicios de inteligencia turcos en los asesinatos.

Publicidad Online

El evento de presentación de esta última edición de EIR también tuvo lugar en línea, con los editores de EIR Farid Hafez y Enes Bayrakli, así como varios colaboradores de EIR. Hafez se mudó recientemente a los Estados Unidos desde Austria y ha estado enseñando en Williams College en Massachusetts desde el otoño pasado.

Hafez parece ser apreciado por Ankara, a juzgar por su presencia como panelista en una conferencia académica de 2013 en Turkey a la que asistieron el entonces presidente Abdullah Gül y el viceprimer ministro de Turquía, Beşir Atalay, ambos del partido gobernante AKP. Hafez también fue orador en un evento de 2019 titulado «Racionalizando la islamofobia» organizado por la Universidad Sabahattin Zaim de Estambul, una institución cuya organización matriz está dirigida por el hijo del presidente Erdogan, Necmeddin Bilal Erdoğan. El vicepresidente del Diyanet, el poderoso Departamento de Asuntos Religiosos de Turquía, también estuvo presente en el evento.

En cuanto a Bayrakli, sus propios vínculos con Ankara son innegables: está en el consejo de una revista publicada por el régimen turco y que está dirigida por farhettin Altun. También es citado regularmente por publicaciones a favor del régimen.

Escribiendo para el medio de comunicación estatal turco, la Agencia Anadolou, para el lanzamiento del EIR 2015, Hafez y Bayrakli pidieron abiertamente que la islamofobia se criminalizara explícitamente en Europa.

«Turkofobia»

Dada la fuerte influencia de Ankara y sus funcionarios, no debería sorprender que el EIR haya tratado constantemente de incluir sentimientos antiturcos como ejemplos de tal «islamofobia». Año tras año, las preocupaciones sobre las reacciones anti-Turquía se han expresado en los capítulos de EIR, con ejemplos de países que alguna vez formaron parte del imperio otomano particularmente destacados.

En esta última edición de EIR, por ejemplo, se dice que la infelicidad serbia por la decisión de Erdogan de transformar Santa Sofía de museo en mezquita tiene «puntos de vista y actitud antiturcos» y «contenido abiertamente islamófobo».

En el capítulo sobre Albania, como se mencionó anteriormente, la crítica albanesa al intento del gobierno turco de aprobar una ley que otorgue amnistía a los violadores de niños si se casan con su víctima, se descarta como «turkofobia» y «propaganda antiturca». Ejemplos similares en los que el sentimiento anti-AKP se descarta como islamofobia se pueden encontrar en los capítulos sobre Bulgaria y Grecia.

Si en opinión del EIR, oponerse al AKP es islamófobo, asociarse con el partido de Erdogan parece ser el único camino hacia la redención. El EIR entregó un raro elogio por un evento que fue organizado por la ciudad de Strumica en Macedonia del Norte con el Municipio de Bayrampasa de Estambul Turquía, describiéndolo como haber traído un sentido de «comprensión y tolerancia interreligiosa». El alcalde de ese municipio turco pertenece al AKP y ha sido amigo de Erdogan durante décadas.

Lazos SETA enterrados

Pero, ¿por qué el EIR ya no muestra públicamente sus prominentes vínculos con SETA? Ciertamente, las advertencias sobre SETA expresadas por funcionarios alemanes pueden haber despertado la alarma entre los agentes de Turquía en Europa.

También parece haber una política interna del régimen turco en juego. El editor de EIR, Enes Bayrakli, solía ser el director de estudios europeos de SETA, pero renunció en junio pasado en protesta por la decisión de SETA de despedir a veinte empleados. En ese momento, Bayrakli dijo que «continuaría contribuyendo a la lucha por una Turquía fuerte e independiente bajo el liderazgo de nuestro presidente [Erdoğan] en otros canales».

Otra posible razón es que, si bien el EIR continúa promoviendo los intereses de Ankara, tiene más sentido estratégico que el EIR se presente como el producto de la credibilidad y objetividad de sus socios académicos estadounidenses, a pesar de sus vínculos islamistas, en lugar de los sesgos abiertos del régimen turco autoritario y atado al terrorismo.

Este cambio también podría ser conveniente para Ankara. El nuevo interés del EIR en la islamofobia supuestamente cometida por los musulmanes pondría a Erdogan en una posición delicada, dada su recientemente anunciada «nueva era» de las relaciones entre Turquía y los Emiratos Árabes Unidos, en la que la firma de acuerdos y acuerdos se anunció como un esfuerzo por «profundizar la cooperación» entre dos países que estuvieron en desacuerdo durante años, en parte por las denuncias de los emiratíes de las redes islamistas. incluyendo a la Hermandad Musulmana.

Pero la ausencia de SETA en el EIR más reciente apenas indica una separación de Ankara. El informe todavía se publica en Estambul, y la verificadora de hechos es la misma Dra. Eva Stamoulou Oral que ha trabajado en los dos últimos informes EIR y también verifica las publicaciones de SETA sobre otros temas.

Y la presencia de Bayrakli indica que el EIR continuará representando los intereses de Ankara. El año pasado, después de su renuncia a SETA, Bayrakli fue incluido por la publicación turca pro-régimen Daily Sabah como uno de los expertos que creen que «Turquía puede ser pionera con éxito en la lucha contra la islamofobia». Bayrakli declaró que la razón por la que «Turquía está ansiosa por tomar medidas contra el creciente sentimiento antimusulmán es que afecta negativamente el proceso de adhesión del país a la UE«, y agregó que «la retórica islamófoba se refleja en las relaciones de Bruselas con Ankara».

Una amenaza continua

Es posible que algunos legisladores de la Unión Europea hayan notado un problema con el EIR. Una resolución del Parlamento Europeo adoptada en julio de 2021 contiene un pasaje que declara que el editor de EIR, Farid Hafez, «recibió repetidamente fondos del presupuesto de la UE, a pesar de su estrecha asociación con la Hermandad Musulmana y el gobierno turco, que intentan silenciar a los periodistas independientes y la libertad de los medios bajo el disfraz de islamofobia».

No obstante, no debe subestimarse la continua influencia potencial del EIR. En 2016, se presentaron varios estudios de caso del EIR en la Cumbre Europea de Islamofobia a la que asistieron el ex secretario de Relaciones Exteriores británico Jack Straw, el fundador de Médicos Sin Fronteras y el ex ministro francés de Asuntos Exteriores y Europeos Bernard Kouchner, así como el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero. Miembros del Parlamento Europeo y un ex ministro del gabinete austriaco han sido oradores invitados en los eventos de EIR. El Instituto de Medio Oriente en Washington D.C., y cientos de otras universidades y grupos de expertos, citan el análisis de EIR sobre el «peligro» que representa la islamofobia. El Departamento de Estado de los Estados Unidos ha citado la investigación de EIR en un documento sobre la libertad religiosa internacional. Y los islamistas en los Estados Unidos, en asociación con SETA, organizan eventos para influir en las políticas legislativas en D.C.

Dado el amplio apoyo de Turquía al EIR, se puede suponer que el régimen de Erdogan ha apoyado financieramente el EIR después de la salida de la UE. Y sobre la base de los montos de financiación anteriores de la UE, se puede deducir que el costo de un informe cada año es ciertamente más de $ 40,000, una suma significativa. Parece razonable preguntarse, entonces, si los nuevos socios estadounidenses del EIR están recibiendo así dicha financiación directamente de Ankara.

Mientras que el EIR afirma ofrecer una «colección única de […] en realidad, no ha sido más que un portavoz del régimen turco y sus socios islamistas europeos y estadounidenses. Su definición cambiante de islamófobos para incluir a los musulmanes confirma que continuará haciendo un mal uso de los ejemplos genuinos de violencia cometida contra los musulmanes para descredibilizar los esfuerzos antiislamistas y cualquier preocupación sobre la influencia maligna del régimen turco en Occidente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad